Así lo ha indicado Aena en una nota en la que ha señalado que más de un centenar de esos movimientos -el 22,4 por ciento del total- estuvieron relacionados con el traslado de órganos y de personal sanitario requeridos en intervenciones para trasplantes, cuya operativa se coordinó con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

La mayoría de las conexiones registradas durante 2016 operaron con ciudades españolas y buena parte de las mismas se produjeron fuera del horario operativo del aeropuerto. En estos casos, se activo el procedimiento especial establecido para dar servicio a aquellas emergencias que se originan cuando las instalaciones están cerradas.

Esta circunstancia pone de relieve el compromiso de Aena con la atención a estos vuelos, disponiendo los recursos necesarios para que sean factibles, y asumiendo la enorme importancia que tienen los tiempos en este tipo de operaciones (el avión es el medio más rápido para el traslado de órganos, enfermos y equipos médicos).

Cada día, hay cuatro empleados de guardia localizada en el aeropuerto de Córdoba, de manera que cuando se recibe el aviso de un vuelo ambulancia fuera del horario operativo, queda garantizada su asistencia. Así, en el momento en que entra la llamada (hay un teléfono disponible 24 horas), se contacta con todas estas personas y la incorporación a sus puestos se hace efectiva en un intervalo de entre 30 y 45 minutos. Se requieren dos bomberos, un técnico de mantenimiento aeroportuario y un técnico o coordinador de operaciones aeroportuarias.

Una vez en el aeródromo, activan las instalaciones y equipos necesarios para atender el vuelo, revisan la pista y la plataforma, y lo declaran operativo. Tras prestar servicio al vuelo, al personal médico y a la ambulancia, se vuelve a cerrar el aeropuerto.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.