Ataque suicida en Pakistán
Oficiales de seguridad inspeccionan el templo sufí donde se ha producido un ataque suicida durante la hora del rezo en Sehwan, Pakistán. Nadeem Khawer / EFE

Al menos 76 personas han muerto y 210 han resultado heridas (40 en estado crítico) este jueves en un ataque suicida de Estado Islámico en un templo sufí durante la hora del rezo en la provincia de Sindh, en el sur de Pakistán.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha asumido horas más tarde la autoría del atentado en el que un suicida hizo explotar las bombas que portaba en el interior del templo Lal Shahbaz Qalandar, en la zona de Shewan, según indicaron fuentes policiales.

El recinto se encontraba lleno de personas, ya que los sufíes celebran ceremonias religiosas los jueves, y se calcula que en el interior del templo habría unas 500 personas en el momento del atentado. Según la agencia Amaq, cercana al EI, "un kamikaze del (grupo) Estado islámico detonó su chaleco explosivo en una concentración de sufíes en el templo de Lal Shahbaz Qalandar, en la zona de Shewan".

El Ejército paquistaní ha enviado aviones y helicópteros a la zona para evacuar a los heridos, indicó en Twitter el portavoz militar, Asif Ghafoor.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, afirmó en un comunicado que ha pedido a las instituciones estatales que movilicen sus recursos para ayudar a las víctimas. "Un ataque contra uno de nosotros es un ataque contra todos nosotros. Los sufíes son anteriores a Pakistán y fueron una parte importante en la lucha por la formación del país", añadió el mandatario.

Este es el sexto ataque en lo que va de semana, entre ellos uno suicida en Lahore (este de Pakistán) que causó 14 fallecidos, y este jueves mismo una explosión en Baluchistán provocó la muerte de tres militares.

Los sufíes han sido objetivo de los talibanes y extremistas en Pakistán con frecuentes acciones contra sus templos, entre ellos el ataque suicida que causó 52 muertos y más de un centenar de heridos en Baluchistán el pasado noviembre.

El país, no obstante, ha experimentado una disminución de la violencia desde el inicio en 2014 de una operación militar en las zonas tribales, que continúa en la actualidad.

Como consecuencia del atentado, Pakistán ha decretado el cierre de su frontera con Afganistán. "La frontera Pakistán-Afganistán está cerrada con efecto inmediato hasta nueva orden debido a motivos de seguridad", indicó en Twitter el director de la Oficina de Comunicación del Ejército (ISPR), Asif Ghafoor, sin dar más detalles.

La decisión de Pakistán, que acusa a Afganistán de permitir la presencia en su territorio de grupos terroristas que atentan en suelo paquistaní, se produce después de que el Ministerio de Exteriores convocara hace 24 horas, tras un atentado el lunes en Lahore (este) que dejó 14 muertos, al segundo al mando de la embajada afgana en Islamabad.

En esa reunión, las autoridades paquistaníes expresaron su "preocupación" por los ataques que lleva a cabo el grupo Jamaat-ul-Ahrar (JuA) supuestamente desde Afganistán.