Un ático rebosante de optimismo
Los sofás están cubiertos por telas para integrarlos en la decoración del salón.

A Fernando, sus amigos y conocidos le han dicho ya de todo al entrar en su casa, un espacioso ático-dúplex situado en el Parque Lisboa de Alcorcón. Lo más curioso de todo lo que ha escuchado es que parece una mezcla entre la casa de Blancanieves y la de Joaquín Sabina.

Lo cierto es que esta vivienda, que se podría definir como una explosión de color y optimismo, no deja indiferente a nadie. Aquí cada habitación tiene su propia personalidad, marcada con el color de las paredes en cada uno de los espacios.

Del morado al naranja

En el salón dominan los tonos violetas, azules y morados. Para dar una mayor uniformidad de estilo a la estancia, el propietario ha optado por cubrir los diferentes estampados de los sofás y sillones con telas de colores lisos.

El naranja es el color de las escaleras. En el distribuidor de la planta superior destaca una reproducción de una típica cabina telefónica londinense. El verde manzana es el color del espacio dedicado a la bodega. También aquí está presente la decoración pop con uno de sus símbolos más característicos: la cultura del cómic, a través de una figura de Betty Boop.

El dormitorio principal, con paredes pintadas de color lila con degradaciones, es todo un ejemplo de eclecticismo. Combina una ropa de cama de inspiración floral con un cabecero y mesillas de noche de forja, que dan a la estancia un toque rústico.