Posible atentado islamista
El líder de la célula islamista desarticulada este miércoles en Burgos, al ser detenido por la Policía. (Félix Ordóñez / Reuters). Félix Ordóñez / Reuters

No sólo ETA. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado están en alerta máxima ante el riesgo de un atentado islamista a menos de una semana de que se haga pública la sentencia del 11-M, que se conocerá el día 31. La Policía y la Guardia Civil han detectado que dos grupos terroristas: Al Qaeda en el Magreb (antes llamado Grupo Salafista para la Predicación y el Combate) y Ansar al Islam han echado sus peligrosos tentáculos en España, reclutando muhahidines y recaudando dinero para sus actividades terroristas en otros países.

Ayer mismo, la Benemérita desarticuló en Burgos una célula islamista integrada por cuatro argelinos y dos marroquíes, vinculados al segundo de los grupos terroristas, Ansar al Islam.

España ya ha detenido a 343 presuntos terroristas islamistas desde el 11-M

La célula "recaudaba fondos, el zacat (la limosna), para financiar el yihadismo, hacía apología del terrorismo y captaba y adoctrinaba a posibles muhahidines", explica Interior.

De hecho, los detenidos enviaban fondos a los tres terroristas, ya en prisión, que en mayo de 2003 atentaron contra la Casa de España en Casablanca (Marruecos). Este grupo, además, "constituía la primera trama detectada en España impulsora de la yihad mundial a través de Internet".

Dirigido por un imán

La célula estaba liderada por el argelino Abdelkader Ayachine, que hacía las funciones de imán, y su lugarteniente, Wissan Lotfi, marroquí, con antecedentes de salafismo yihadista. Los seis detenidos tenían en su poder manuales para la fabricación de bombas, aunque no constituían un grupo 'dinamizado' para preparar atentados y no se han encontrado en su poder ni armas ni explosivos.

Al Qaeda ha emitido 11 mensajes amenazando a España desde 2006

Con estos seis arrestos, España ya ha detenido desde los atentados del 11-M, hace más de tres años, 343 presuntos terroristas islamistas, la cifra más alta de toda Europa. Fuentes policiales consultadas por 20 minutos creen que los ataques islamistas pueden producirse a las tropas españolas desplegadas en el Líbano o Afganistán o en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Sólo en 2006 y en lo que llevamos de 2007, Al Qaeda ha emitido 11 mensajes amenazando a España. En varios de ellos se insta a "limpiar o liberar de impurezas españolas" las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla. También las embajadas y consulados españoles en Marruecos y Argelia han extremado sus precauciones.

En cinco comunidades

Las mismas fuentes policiales señalan que la actividad yihadista en España se centra principalmente en cinco comunidades: Cataluña, Andalucía, Murcia, Valencia y Madrid, por lo que ha sorprendido que esta célula estuviera actuando desde Burgos. La mayoría de los muhahidines reclutados en España son argelinos y marroquíes.

La Policía ha detectado que muchos de estos candidatos a terroristas son yihadistas "de segunda generación", es decir, hijos de inmigrantes musulmanes, algunos nacidos en España, que cursan estudios y visten ropas occidentales. No parecen radicales, por lo que son los más difíciles de detectar.

Takfir Wal Hijra, ‘anatoma y exilio’

Muchos de los nuevos yihadistas reclutados en España son fanáticos seguidores de la ideología Takfir wal Hijra (anatoma y exilio), el movimiento más radical del islamismo. Los takfir incluso justifican la delincuencia para apoyar o financiar la yihad (la guerra santa). Se consideran los únicos y verdaderos garantes del islam.

Imán, carnicero y maltratador

Ayachine, imán y líder de la célula burgalesa, tenía como tapadera una carnicería que perteneció a uno de los terroristas que participó en el atentado de 2003 en Casablanca. En España ya ha cumplido condena por el homicidio de un familiar de su anterior esposa, a la que golpeaba.