De este modo, Guitiriz se suma a la protesta del alcalde de Friol, el popular José Ángel Santos, dado que el sacerdote que se pretende trasladar lleva también doce parroquias del municipio friolense y el regidor ya ha mostrado su rechazo a dicho cambio.

"Pondremos los autobuses que se necesiten", según ha manifestado la alcaldesa de Guitiriz, que califica de "injusticia" la decisión que vincula al Obispado y al obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco.

Regina Polín ha advertido que esta movilización responde "a una revolución social". "Ese cura tiene un carisma especial, algo de lo que no queda. Es una persona que hace tareas humanitarias y las gentes de las parroquias, tanto sean religiosas como no, valoran ese trabajo. No me parece normal que en el 2017 se haga un traslado sin más, algo obligado", ha manifestado.

Pese a que por parte del Obispado insisten en puntualizar que no es un cambio "obligado", la alcaldesa de Guitiriz ha apuntado que le "parece" que "dentro del estamento religioso los cambios los decide el Obispado". "Y los demás, yo creo, están obligados a acatarlos", ha sostenido. "Para mi es un cambio forzoso", ha abundado.

También Regina Polín ha aprovechado para anunciar que acudirá a la manifestación del sábado ante el Palacio Episcopal en la Plaza de Santa María. "Porque es una demanda justa y estamos del lado de los vecinos", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Lugo.