Un preso fugado de una cárcel de Vizcaya condujo sin permiso un coche robado con el que circuló en sentido contrario por la carretera N-629 y agredió a los agentes de la Guardia Civil que le detuvieron en la provincia de Burgos, han informado hoy fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

Los hechos ocurrieron en la madrugada de ayer, cuando U.L.L., de 25 años de edad, con tres antecedentes, fue detenido tras una persecución.

Resistencia a la detención

Antes, la Guardia Civil recibió una llamada avisando de que un individuo había sustraído un coche en Villasana de Mena, en el norte de la provincia de Burgos, con el que se dio a la fuga.

Tuvieron que tirarse a un lado de la carretera para evitar ser arrollados

Poco después, una patrulla de la Benemérita vio el coche aparcado cerca de la gasolinera de Bercedo, justo cuando salía un individuo de un bar que se montó y se marchó.

Los agentes hicieron señales para que se detuviera y tuvieron que tirarse a un lado de la carretera para evitar ser arrollados.

Los agentes iniciaron su persecución por la carretera N-629 (Oña-Santoña) y siguieron al vehículo, que circulaba con las luces apagadas, en sentido contrario y poniendo en grave riesgo al resto de los usuarios.

En Quintanilla-Sopeña, la Guardia Civil alcanzó al vehículo, cuyo conductor puso una fuerte resistencia a la detención y lesionó a uno de los agentes.

En las indagaciones posteriores se supo que el detenido tenía retirado el permiso de conducir, le constaban varios antecedentes y estaba reclamado por un Juzgado de Burgos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BURGOS