Se trata de la creación del DJ convertido en director de cine Flying Lotus (Steven Ellison) y ha conseguido levantar ampollas en el festival de cine de Sundance 2017 y nunca mejor dicho, porque las ampollas que revientan son uno de los elementos fundamentales de la película Kuso, que se según algunos medios, logró sacar a parte del público de la sala en su proyección oficial.

El medio online The Verge hace una descripción detallada de la película, cuyo argumento muestra un buen número de cortos interconectados que muestran la vida de seres (hombres, mujeres y niños) que viven en una Los Ángeles posapocalíptico y que sufren toda clase de mutaciones y deformidades horribles.

Esos seres protagonizan escenas tan groseras, retorcidas, asquerosas y duras que consiguieron que varias personas tuvieran que abandonar la sala durante la proyección en el festival, aunque según su propio director no fueron demasiadas. "Sólo salieron como 20 personas de 400 que había en la sala. No fue tan dramático como lo hacen ver. Intenté advertir a la gente", ha dicho el director, Flying Lotus, sobre la proyección.

The Verge describe algunas escenas por las que el público salió (se recomienda no seguir leyendo, pues la descripción puede herir su sensibilidad y contine spoilers):

La película comienza con un pene en erección siendo atravesado por una barra de hierro, también hay un niño deforme cuya cabeza sin cuerpo crece dentro de un orificio de mucosa que es rociado por sus propias heces recién producidas. Hay un médico que obliga a su paciente a cantarle en el ano, del que surgen insectos que después se beben la sangre del enfermo.

La película, según The Verge, "encuentra nuevas maneras de probar la fortaleza de los espectadores", algunos aguantaron incluso "que una mujer masticara hormigón hasta que sus dientes se desintegraron" o que "una mujer llena de furúnculos ahogara a un hombre con una correa hasta que éste le cubre la mitad de su cara con semen". 

Lo que la mayoría no soportó fue una escena en la que "una criatura alienígena saca un feto del útero de otra mujer (acompañado por un clip de sonido del videojuego Mortal Kombat) y luego se fuma el diminuto cadáver".

La publicación ha querido ver en la película "cuestiones importantes, de agitación social y política", así como cuestiones sobre "el amor y la compatibilidad y hallazgo de las identidades sexuales".