El poblado chabolista de El Gallinero se acerca a su final tras la mejora de su entorno

  • El Ayuntamiento de Madrid prevé que el desmantelamiento de la zona en diciembre.
  • Los trabajos de mejora han empezado con un año de retraso.
  • El Consistorio ya ha cubierto de hormigón las dos vías principales y tiene pendiente la instalación de 15 letrinas. 
Una de las vías asfaltadas recientemente en el poblado de El Gallinero.
Una de las vías asfaltadas recientemente en el poblado de El Gallinero.
AYUNTAMIENTO DE MADRID

El pasado 17 de noviembre, la mayoría de las 50 familias que viven en el poblado chabolista de El Gallinero, situado a solo 12 kilómetros de la Puerta del Sol,  se plantaron frente al Palacio de Cibeles para denunciar que el Ayuntamiento de Madrid no había movido una piedra en la zona después de prometer una serie de obras de mejora un año antes. «Solo han puesto una fuente», denunció entonces el sacerdote de la parroquia San Carlos Borromeo, Javier Baeza.

Ese mismo día, la delegada Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, anunció que en el plazo de doce meses como máximo se produciría el desmantelamiento del poblado chabolista. Es decir, que en diciembre de este año los habitantes de El Gallinero tendrían por fin un nuevo hogar.

«Queremos integrar a esas personas. A los que se les pueda dar una vivienda, porque reúnen las condiciones, dársela, y a los que quieran volver a Rumanía, facilitárselo», señaló entonces Higueras. La portavoz municipal, Rita Maestre, dijo este jueves que el Consistorio no ha variado sus planes y sigue trabajando junto a la Embajada de Rumanía y la Comunidad para encontrar la mejor solución para las familias.

Maestre informó que el Consistorio ya había realizado algunos de los trabajos prometidos. En concreto, había cubierto de hormigón las dos vías principales de El Gallinero: el acceso de cada una de las chabolas a estas vías y el entorno de la fuente ubicada en la tercera entrada al poblado y la más cercana a sus habitantes. Estos trabajos, que han comprendido 2.500 metros, han costado unos 145.000 euros.

Desde el Consistorio se ha considerado necesario cubrir el acceso desde las chabolas a las vías principales para que las familias puedan evitar los desniveles del terreno y el fango que se produce en los días de lluvia. Además esta obra permitirá que el autobús escolar que recoge a las niñas y niños pueda acercarse al interior del poblado.

Dentro de los trabajos de acondicionamiento, el área de Seguridad, Salud y Emergencias se encarga de la construcción de quince letrinas. Su proceso de instalación comprende dos fases. La primera, que ya se ha dado por concluida, ha pasado por la realización de las obras estructurales de acondicionamiento, con la instalación de agua y la estructura base para las letrinas en una ubicación decidida con los y las vecinas. La segunda fase consiste en el acabado final de las letrinas.

Los trabajos llegan al poblado de esta forma un año después de que la delegada Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, prometiese las mejoras. De hecho, no fue hasta el pasado 16 de noviembre cuando Higueras firmó el Decreto de Emergencia Social para el poblado con el fin de actuar con la máxima celeridad en el acondicionamiento de la zona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento