Calatrava diseñó una unión para su puente y Uribitarte
El juez escucha las explicaciones de los abogados, ayer, frente a la plaza de la Convivencia.(M.R.)
Santiago Calatrava no sólo conocía que el Ayuntamiento de Bilbao construiría un puente para conectar su creación, la pasarela Zubi Zuri, con el complejo de Uribitarte, sino que, además, llegó a elaborar bocetos de cómo podía ser la continuidad.

Así lo desveló ayer el concejal bilbaíno Ibon Areso en el reconocimiento de la zona, previo al juicio por el llamado caso Calatrava. El arquitecto valenciano denunció al Ayuntamiento y a las dos empresas constructoras por «vulnerar» con la pasarela de Isozaki el puente Zubi Zuri.

El juez Edmundo Rodríguez Atxutegi, que presidirá la vista el próximo jueves en el Juzgado de lo Mercantil n.º 1 de Bilbao, llamó ayer a las partes para comprobar in situ sus argumentos. Y ante el juez, la propia abogada de Calatrava aseguró que la nueva pasarela rompe la identidad y la simetría de Zubi Zuri y avaló la tesis de que Calatrava quería hacer la nueva pasarela al asegurar que lo «lógico» sería que la hubiera construido su cliente.

¿Un abordaje o mejora la imagen?

Los abogados del caso Calatrava manejarán diversos conceptos para defender sus intereses, como la simetría de Zubi Zuri y la posibilidad de que la pasarela de Isozaki la rompa, o la accesibilidad necesaria para conectar ambos lados. Las partes resumieron ayer el conflicto. Para los intereses de Calatrava, la nueva pasarela es una «abordaje» a su puente. Para los intereses bilbaínos, mejora la imagen en su conjunto.