La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) es el buen samaritano detrás del cual se esconde un ejército de tíos Gilitos con forma de sociedades limitadas.

Tras la SGAE hay varias sociedades con ánimo de lucro

La SGAE es una asociación sin ánimo de lucro tras la cual hay varias sociedades que son, en su mayoría, sociedades limitadas (lo que significa que sí tienen ánimo de lucro), según escribe Ana Tudela en Público.

El hecho flagrante es que la facturación de estas empresas viene directamente de los servicios de la SGAE y de la recaudación de derechos de autor.

Según denuncia el medio, la SGAE lleva cuatro años traspasando activos a sus filiales a fin de convertirlas en lucrativos negocios.

343 millones de euros en 2006

Básicamente, la Sociedad de Autores se apoya en la Fundación Autor, que no tiene ánimo de lucro (pero es el único accionsta de Iberautor, una sociedad limitada), y en la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), otra sociedad limitada que constituye el brazo tecnológico de la SGAE.

Todas estas empresas obtienen su capital de actividades culturales: desde la publicación de libros hasta la distribución de discos y vídeos con la programación y ejecución de espectáculos.

Los ingresos de la SGAE alcanzaron los 343 millones de euros en 2006 y, aunque gran parte del dinero lo distribuye entre sus asociados por una fórmula que no ha revelado, el dinero sale también de la Sociedad de Autores por medio del traspaso de activos a las empresas anteriormente citadas.