La pena pactada con el fiscal, que incluye el pago de una multa de 577 euros y supone una sustancial rebaja respecto de los cinco años que pedía inicialmente la acusación pública, ha evitado la celebración del correspondiente juicio previsto en la Audiencia de Valladolid, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El traficante, de 45 años, fue interceptado el 19 de marzo de 2016

en Íscar (Valladolid) tras salir de su domicilio y hacer entrega a un cliente de un envoltorio de plástico que contenía 0,79 gramos netos de cocaína.

Ese mismo día, la Guardia Civil, con autorización del Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid, efectuó un registro en su piso, sito en la calle Mayor, y se incautó de una bolsa de plástico que contenía 5,8 gramos netos de cannabis y de once envoltorios con 14,26 gramos de anfetamina, así como de distintos efectos para la preparación y distribución de la droga, entre ellos una báscula de precisión, un rodillo de alambre de precinto y una cuchilla-pala y recortes de bolsas de plástico.

La detención fue producto de las investigaciones de la Guardia Civil, en concordancia con el Plan Integral de Prevención y respuesta al Consumo Minorista de Drogas en Centros de Ocio y Esparcimiento, al tener sospechas de que el condenado se estuviera dedicando a la venta de drogas en la localidad y alrededores.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.