La ola de frío siberiano que azota desde el martes la península y las islas Baleares obligó a activar este miércoles alertas rojas en Alicante y Valencia por unas nevadas, que, según las previsiones, van a ser más intensas este jueves. 39 provincias de 14 comunidades siguen en alerta.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este jueves temperaturas bajas en buena parte del centro y mitad norte peninsular, con mínimas de hasta -11 ºC, copiosas nevadas en el sureste y viento fuerte o con intervalos fuertes en zonas del litoral mediterráneo.

La cota de nieve se sitúa entre los 0 y los 200 metros en el Cantábrico; los 300 y los 600 metros en el sur y sureste peninsular, y entre los 600 y los 800 metros en Baleares, si bien tenderá a subir durante el día en todas las zonas.

En el archipiélago balear, sureste peninsular, área del Estrecho y Melilla se espera un cielo nuboso con precipitaciones, que pueden ser localmente fuertes en el extremo sureste y en Ibiza. De forma más débil es probable que también afecten al resto del tercio sureste de la península, litoral cantábrico y norte de Canarias.

Las temperaturas diurnas ascienden este jueves, aunque habrá heladas generalizadasEn el resto del país, el cielo permanecerá poco nuboso, con algún intervalo nuboso en el área cantábrica, Alto Ebro y sur de Canarias.

Las temperaturas diurnas ascenderán en buena parte del interior de la península y en Baleares, aunque habrá heladas generalizadas en el interior peninsular, más intensas en ambas mesetas y zonas de montaña, que serán localmente fuertes en los Pirineos y también en zonas de las Cordilleras Cantábrica e Ibérica.

El viento soplará de dirección noreste en casi todo el país, con intensidad fuerte o con intervalos fuertes en la mayor parte del área mediterránea.

Mapa con las zonas con alerta de frío

Alicante y Valencia, en alerta roja

En la Comunidad Valenciana hay alerta roja (riesgo extremo) en las provincias de Alicante y Valencia por intensas nevadas que dejarán una acumulación de 25 centímetros de espesor, y alerta naranja (riesgo importante) en Castellón por nevadas de 15 centímetros de espesor.

Todas las provincias de Castilla y León están en alerta naranja, excepto Valladolid en amarilla, por temperaturas mínimas que oscilarán entre los 10 y los 11 grados bajo cero.

En Aragón hay alerta naranja en las provincias de Huesca y Zaragoza con mínimas de 10 bajo cero y alerta amarilla en Teruel por nieve y temperaturas mínimas .

Castilla La-Mancha mantiene el aviso naranja en Albacete y Cuenca por nevadas que dejarán 25 y 10 centímetros de espesor respectivamente; Ciudad Real y Toledo están en alerta amarilla por nieve.

En las provincias de Alicante y Valencia se esperan nevadas que dejarán una acumulación de 25 cm de espesorCataluña tiene alerta naranja en Girona y Lérida por intenso frío de hasta 12 grados bajo cero y alerta amarilla en Barcelona y Tarragona  por temperaturas mínimas. Rn Tarragona además hay aviso naranja por fenómenos costeros adversos.

Todas las provincias de Andalucía, excepto Sevilla, Córdoba y Huelva, están en alerta naranja o amarilla por nieve o vientos costeros.

La Rioja continúa con alerta naranja por temperaturas que bajarán hasta los 10 grados bajo cero en la Ibérica Riojana y en Murcia hay alerta naranja por nieve en el noroeste que dejará 17 centímetros de espesor y alerta amarilla por viento y fuerte oleaje.

Las comunidades de Cantabria, Navarra, Extremadura, País Vasco, Islas Baleares, y las provincias de Lugo y Ourense están en alerta amarilla por temperaturas mínimas, viento o lluvias .

Esta situación meteorológica, que en un principio iba a durar hasta el viernes, se prolongará durante el fin de semana, según ha avanzado Ana Casals, portavoz de la Aemet, debido a la entrada de una masa de aire de origen continental, más seca y fría, que volverá a dejar heladas en casi toda la península.

Suspensión de clases, corte de carreteras...

Las nevadas, que han seguido cayendo sin pausa en muchos puntos del norte y la meseta superior, obligaron este miércoles a suspender las clases en trece municipios de la provincia de Alicante y en uno de Valencia, lo que afectó a unos 28.000 alumnos, según datos de la Consellería de Educación.

Esa situación se produjo en una jornada en la que todas las comunidades —excepto Canarias— amanecieron en alerta por el intenso frío, el viento o las nevadas, lo que llevó a cortar durante varias horas algunas carreteras de la red principal tanto en las provincias de Alicante y Valencia como en algunas del norte de España.

En el Cantábrico la cota de nieve se sitúa entre los 0 y los 20o metrosLas nevadas fueron muy copiosas en amplias áreas del este peninsular y en ciudades como Denia o Jávea el manto blanco llegó hasta la misma playa con hasta 10 centímetros de espesor, una situación que no se registraba desde febrero de 1983.

Esas precipitaciones se dieron también en la ciudad de Murcia, donde tampoco nevaba desde hace 34 años.

El intenso frío que barre toda la península ha llevado a activar dispositivos y protocolos para atender y proteger a las personas más vulnerables en pueblos y ciudades como Murcia, donde fueron atendidas quince personas que se encontraban en la calle, o en Valencia, donde la Policía Local tuvo que prestar ayuda a 27 personas sin hogar.

En Cataluña, la ola de frío siberiano hizo caer los termómetros a temperaturas glaciales con -21,6ºC en Das (Girona), solo a un grado de su récord histórico, -15ºC en Puigcerdà (Girona), o un insólito -1ºC en algún barrio de la ciudad de Barcelona.

Las heladas han dañado los cultivos de alcachofas y de habas del Parque Agrario del Baix Llobregat, en la provincia de Barcelona.

Subida del precio de la luz

Las bajas temperaturas que se registran en numerosas zonas del interior peninsular se han trasladado también al consumo eléctrico.

Además, este jueves se espera que el precio de la luz marque un nuevo máximo en plena ola frío debido, entre otros factores, a un contexto meteorológico "complicado" sin agua, la forma más barata de generar electricidad, y poco viento.

Ante esta situación, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha pedido a las empresas eléctricas que sean "tremendamente diligentes" en el cumplimiento de sus obligaciones con las distintas administraciones en la atención a los consumidores en situación de mayor vulnerabilidad.