Hospital de La Paz
Hospital Universitario La Paz en Madrid. GTRES

La Plataforma de Padres de Pacientes de Oftalmología Pediátrica del Hospital La Paz, en Madrid, se ha plantado contra la decisión de la gerencia de mover la consulta al Carlos III por las obras proyectadas para la zona de las urgencias infantiles. "Nuestros hijos, con enfermedades de especial complejidad, no pueden ser tratados con mínima calidad y eficiencia si se produce un traslado a un hospital que no cumple los mínimos requisitos legales para atenderles", argumenta la asociación.

Oftalmología Infantil de La Paz es centro de referencia nacional, lo que se conoce como CSUR, para cinco enfermedades, por lo que recibe pacientes de toda España. Los niños que asiste presentan en muchas ocasiones afecciones complicadas y muy graves, como alteraciones del globo ocular y los párpados, cataratas o cánceres. "Los CSUR se crearon para tratar patologías complejas que necesitan y exigen una atención y formación especializada, por lo que no se conceden a todos los hospitales", explica la plataforma. Estos padres agregan que esos centros de referencia se rigen por una legislación y se conceden en función de unas características concretas que "el Carlos III no cumple".

Entre esos requisitos, el decreto por el que se establecen las bases para la designación determina que los Centros, Servicios y Unidades de Referencia del Sistema Nacional de Salud deben proporcionar atención en un equipo multidisciplinar. El tratamiento debe ser integral, lo que en este caso supone que la consulta de Oftalmología está directamente relacionada con otras como Oncología, Neurología o Traumatología. En muchas ocasiones sus pacientes son tratados en un mismo día en diferentes áreas.

"Se organiza una asistencia en muchos niveles que en el Hospital Carlos III es imposible realizar", manifiestan los afectados. Dicho centro, aunque adscrito a La Paz, está físicamente ubicado a cierta distancia, "lo que afecta a los tratamientos y a la operativa médica". Los padres argumentan que el traslado dificultaría mucho la necesaria coordinación entre los profesionales de las distintas especialidades.

"En el Carlos III no hay oncólogos pediátricos, ni neurocirujanos, ni quirófanos, ni UVIS pediátricas...", critica el doctor Abelairas"Vamos a estar lejos de otras especialidades y sin algunas máquinas", cuenta a 20minutos la madre de una pequeña con cataratas. "Es una decisión tomada por alguien que desconoce el funcionamiento de la unidad y de los CSUR. Hay equipos que se utilizan en quirófano y en consulta, van de un lado para otro y los quirófanos van a seguir en La Paz", insiste.

La plataforma recuerda además que el Carlos III es centro de referencia en patologías tropicales e infecciosas: "En él se tratan enfermedades muy graves y altamente contagiosas y nuestros hijos en muchas ocasiones están sometidos a duros tratamientos contra el cáncer que debilitan sus defensas".

El doctor José Abelairas, uno de los médicos que atiende a estos menores, tilda el traslado de "aberración" y critica que no se haya requerido la opinión de los profesionales que trabajan en la sección. "Va a ser un caos. No cuentan con los padres, con su problemática, con la distancia con La Paz... Las familias tendrán que dar más vueltas, tendrán más obstrucciones burocráticas", denuncia. "En el Carlos III no hay especialistas ni aparatos para tratar los CSUR. No hay oncólogos pediátricos, ni neuroradiólogos, ni maxilofaciales, ni neurocirujanos, ni enfermería, ni quirófanos, ni ecografistas, ni UVIS pediátricas, ni neonatólogos…", enumera. "Justo lo contrario de lo que exigen las normas de los cinco CSUR", continúa.

Este facultativo fue durante doce años jefe de Oftalmología Infantil de La Paz, hasta que el pasado mes de marzo la gerencia decidió cesarle. La lucha por su readmisión llevó a muchos de los padres de sus pacientes a constituirse en plataforma y a unirse a las quejas por la falta de recursos que el doctor ha reportado. Ahora temen que las carencias que vienen poniendo de manifiesto "se multiplicarían de manera exponencial con el traslado".

Obras paralizadas

La plataforma, que defiende que en el centro en el que están hay lugares en los que podrían ser recolocados, ha hecho llegar su punto de vista al Ministerio de Sanidad, a la Consejería de la Comunidad de Madrid y a los responsables de La Paz a través de diferentes copias de un burofax de 21 páginas. Hasta el momento no ha obtenido respuesta a su demanda.

El cambio se les comunicó a estas familias el 26 de noviembre pero aún no se ha producido porque ha habido problemas con las obras y están paralizadas desde el 20 de diciembre. Desde el hospital aseguran que la reubicación se llevará a cabo cuando se reinicien y que se plantea "con el fin de evitar a los pacientes las molestias propias de una zona en construcción". "La zona habilitada para las consultas de Oftalmología Infantil en el Carlos III es amplia y luminosa, está completamente renovada y dispone de cuatro locales para consultas y otros dos para las pruebas de agudeza visual. Se mejora el espacio, se gana en intimidad, en dos nuevos locales y una nueva sala de espera que no tienen ahora en las instalaciones de La Paz", afirman. 

El consejero madrileño de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, tuiteaba la semana pasada unas fotos de esas instalaciones y, también a través de su cuenta de Twitter, hacía hincapié en que el traslado va a ser temporal. En declaraciones a Redacción Médica concretaba posteriormente que espera que las obras estén finalizadas "para junio o julio".

La reforma, que empezó en septiembre de 2016, ha provocado un conflicto entre Constructia, la empresa adjudicataria, y el hospital. Este afirma que tuvo conocimiento "de deficiencias en la ejecución así como en el cumplimiento de los compromisos acordados, por lo que paralizó las obras y remitió un informe a la Viceconsejería de Sanidad para que el Sermas rescindiese el contrato". La constructora, con la que este diario ha contactado sin obtener respuesta, ha presentado alegaciones y se está a la espera de que el expediente sea resuelto. El centro quiere iniciar un procedimiento negociador con otras compañías para realizar una nueva adjudicación pero eso no será posible hasta que no haya una resolución definitiva del citado expediente.

Mientras esos problemas se resuelven, a la Plataforma de Padres de Pacientes de Oftalmología Pediátrica le inquieta que "la seguridad y bienestar" de los niños pueda verse "seriamente dañada" con el traslado al Carlos III. De no paralizarse, advierten: están dispuestos a "realizar las acciones legales precisas para preservar la salud y seguridad" de sus hijos.