Page
Page EUROPA PRESS/JCCM

Así lo ha avanzado durante el acto de toma de posesión del nuevo presidente del Consejo Consultivo, Joaquín Sánchez-Garrido, marco en el que ha explicado que "de acuerdo con los grupos parlamentarios", el Gobierno autonómico quiere volver a retomar "algunas de las cosas que fueron útiles", que "probablemente en la ansiedad de la crisis se vieron anuladas", pero que "han tenido contribución eficaz a la vertebración autonómica de la región".

La puesta en marcha de estos órganos y ampliar la "caja torácica de la comunidad" se hará "con criterios de suma austeridad", ha sentenciado el presidente castellano-manchego, quien ha defendido que su Gobierno está "controlando mucho el gasto" y mantiene un "alto nivel de optimismo" sobre el cumplimiento del déficit de este mismo año y los siguientes.

García-Page ha asegurado que la región puede "permitirse" el volver a contar "con órganos que vertebren la opinión de los colectivos sociales", es decir, "lo que fue en su momento el CES", aunque ha especificado que "no será así ni de la misma manera". Además, opina que la democracia no debe quedarse solo "en votar cada cuatro años" sino que deben existir "más mecanismos que permitan permeabilizar la opinión y la voluntad de los ciudadanos".

También ha explicado que se volverán a supervisar las cuentas públicas. "No digo recuperar lo que fue la antigua Sindicatura de Cuentas", ha precisado el presidente, quien considera que "cuando se gestionan 8.000 millones de euros y cuando se gestiona mucho más presupuesto público ahora que hace 20 años tiene poco sentido que lo sigan haciendo lo mismos funcionarios todo". "No da de sí, no nos engañemos", ha recalcado.

(Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Toledo.