A las dos de la tarde de este pasado miércoles, agentes de la Ertzaintza que patrullaban por la localidad de Erandio observaron la presencia de una persona sospechosa de haber cometido una agresión con arma blanca a finales del pasado mes de diciembre en un bar de Leioa.

Al parecer, según consta en la denuncia interpuesta por la víctima en diciembre, el ahora detenido dos meses antes había sido expulsado del bar donde trabajaba por causar problemas a un cliente, y el pasado 26 de diciembre, aprovechando que no había nadie en el establecimiento, entró y le propinó al regente del local un cabezazo.

Asimismo, sacó una navaja con la que le produjo cortes en la cara y en la mano, a la vez que profería amenazas de muerte contra él. En el transcurso de la agresión, la víctima logró zafarse y consiguió salir del bar dejando encerrado a su agresor.

Mientras alertaba a la Policía, el asaltante arremetió con una silla contra el cristal de una ventana y huyó. Tanto la Policía Local como agentes de la Ertzaintza que acudieron al lugar recogieron el testimonio de la víctima y algún testigo e iniciaron las gestiones tendentes a identificar al presunto autor, el cual fue localizado a primera hora de la tarde de este pasado miércoles

por agentes de la Ertzaintza que procedieron a su detención por un delito de lesiones con arma blanca.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.