La mayoría de los colegios privados concertados de Zaragoza cobran cuotas encubiertas bajo el concepto de donaciones voluntarias, que piden a los padres para mantener las instalaciones y los servicios del centro. Según los sindicatos, esta práctica es habitual y, aunque no es ilegal, es una criba para los alumnos.

El desembolso por niño en este concepto se sitúa entre 20 y 30 euros al mes, aunque hay centros que exigen cantidades más elevadas y otros pocos que recurren a ayudas de ONG y fundaciones para que los padres no tengan que desembolsar nada.

Dos de cada tres colegios piden donaciones y mandan circulares a las familias solicitando su colaboración. Apelan, según documentos aportados por  los sindicatos, al compromiso de los padres con el centro y se basan en que las ayudas públicas son «insuficientes».

Es el caso de un centro de Zaragoza que adjuntaba en el impreso de matrícula otro pidiendo la colaboración económica de las familias. La cuota es de 63 euros al trimestre por niño (43  y 27 euros, respectivamente, en el caso de segundo y tercer  hermano).

«Queremos expresaros que el colegio, tal y como lo conocemos y queremos, no sería posible sin la aportación de los padres que, hasta ahora, ha sido casi unánime», señala la circular.

Casi nueve de cada diez padres que reciben estas cartas acaban pagando. En algunos casos lo hacen porque se sienten presionados, según el sindicato CC OO, que exige que la Administración erradique esta práctica.

Los centros concertados reciben una subvención de unos 6.000 euros anuales por aula, una cantidad que tiene que cubrir todas las necesidades de mantenimiento del centro.
«El gasto real es mucho más elevado. La mayor parte de los centros que piden este tipo de cuotas lo hacen sin ánimo de lucro», explica Gloria Pardillos, de UGT.

Los padres piden ayudas

Las asociaciones de padres de la concertada aseguran que se ven obligados moralmente a pagar las cuotas requeridas por los colegios.

«Los centros salen adelante gracias a la solidaridad de las familias. Sin ellas, muchos no podrían ni poner la calefacción», explica Pedro Martínez, de la Federación Católica de Padres de Familia (Fecapa).

Otros servicios tasas más caras

Actividades extraescolares, comedor, poder entrar al colegio un poco antes de que empiecen las clases... Algunos centros concertados cobran hasta un 30% más que los públicos por estos servicios. Educación ha anunciado que estudiará la posibilidad de dar becas de comedor para alumnos de estos colegios.

Falta de recursos criba de alumnos

Según SOS Racismo, las cuotas que piden los concertados son un medio para evitar que cierto tipo de alumnos (sobre todo familias de pocos recursos e inmigrantes) accedan al colegio. «Entre el uniforme, las cuotas, las extraescolares y la falta de becas, muchos no se atreven a pedir plaza en estos colegios», aseguran.

Dinos @ ) +
... si te han pedido la cuota en un concertado y qué te parece
Cuéntanoslo en...
e-mail l zona20zaragoza@20minutos.es
correo l Independencia, 6, 2.º.
o en www.20minutos.es