Niños usando móviles
Varios niños usando sus teléfonos móviles. Archivo

Las nuevas tecnologías han transformado la comunicación entre las personas y, en el ámbito familiar, el cambio se percibe como negativo. El 62,5% de los españoles cree que ahora hay menos comunicación entre los miembros de la familia que hace una década, según el último barómetro del Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia 'The Family Watch' encargada a la consultora GAD3.

"Entre los más jóvenes el empleo excesivo de videojuegos y 'smartphones' está haciendo que haya menos comunicación", explica Siso Michavila, sociólogo y presidente de GAD3.

A pesar de que "los padres y madres se están dedicando mucho a la relación con sus hijos", según el experto, "hay una sensación de que esta fallando la comunicación entre padres e hijos".

La encuesta se basa en 600 entrevistas a miembros de familias mayores de 18 años, de los que el 77% son padres. El resultado refleja la preocupación de las familias por los riesgos de internet. Además de un deterioro en las relaciones parentales, la falta de privacidad y el acoso en las redes sociales son los temas que generan más preocupación, en concreto, a más del 80% de los encuestados.

La falta de privacidad y el acoso en las redes sociales son los temas que generan más preocupación

En consecuencia, el mismo porcentaje considera que los padres deberían ser más estrictos en cuanto al uso de internet y las redes sociales. Sin embargo, el sociólogo advierte sobre confundir el control y la intromisión de la intimidad de los hijos con la necesidad de establecer una comunicación eficiente. "Hay que estar más pendiente, respetando la intimidad", aconseja. "Los padres tienen que implicarse mucho más en enseñar a los hijos en emplear las nuevas tecnologías y establecer normas claras".

La encuesta señala que el 81,7% ve con buenos ojos que se pueda acceder a contenidos de adultos sólo si se solicita a la compañía de internet, una medida para proteger a los menores que ya se aplica en Reino Unido.

"Cuando hablamos de poner filtros de internet para evitar que los menores accedan a determinados contenidos debemos tener en cuenta que lo hacemos para proteger y prevenir, no tanto para controlar", explica Sonsoles Vidal Herrero-Vior, abogada experta en menores. "Los padres deben disponer de tiempo para poder dedicarlo a sus hijos y mejorar la comunicación con ellos desde que son pequeños".

Los progenitores dicen comprar un móvil a su hijo a una edad media cercana a los 15 años. Una edad "muy temprana para tener el móvil de forma autónoma", según Michavila, quien aboga por establecer unos horarios en su uso cuando se trata de menores.

Más estrictos con el consumo de alcohol de los hijos

Además de las tecnologías, el barómetro recoge otras preocupaciones de las familias. Ocho de cada diez creen que los menores beben más alcohol que hace diez años y algo más de la mitad piensa que también fuman más tabaco.

El 90,3% considera que los padres deberían ser más estrictos con los hijos en el consumo de bebidas alcóholicas y, como posibles soluciones, los entrevistados apuestan por más actividades en familia.

"Si queremos luchar contra el exceso de alcohol, tiene que haber más comunicación", asegura el sociólogo. "En todos los problemas de la adolescencia la variable es la comunicación con los padres".

Además, más de la mitad, un 54,8%, cree que el consumo de pornografía por menores es mayor.

Mala percepción de la economía

La percepción de la economía ha mejorado respecto al año anterior, pero sigue siendo negativa. El 61% de las familias señala que la situación económica es mala y el 33% que es regular.

En contraste, el 25,7% de los entrevistados afirma tener una situación financiera negativa en el hogar, y regular el 47,7%. Aún así, el 52% afirma que su poder adquisitivo ha disminuido en el último año.

Por último, el 67,9% de los españoles cree que las leyes y las políticas públicas reconocen poco o nada a la familia.