Tuit
Tuit en el que la enfermera confirma su cese. @GOREPACHECO / TWITTER

El caso de una enfermera de un ambulatorio de Parla, en Madrid, está dando mucho que hablar. Se trata de Goretti Pacheco, una sanitaria que se ha visto cesada tras quejarse a través de la red social Twitter por la falta de vacunas en el centro.

La enfermera preguntó a través de su cuenta de Twitter el pasado lunes 12 de diciembre al consejero de Sanidad Jesús Sánchez Martos que cómo era posible que un centro de vacunaciones se quedara sin vacunas de tosferina para las embarazadas.


El consejero no tardó en contestarle a la enfermera disculpándose y preguntándole que de qué centro se trataba y la sanitaria respondió inmediatamente que la falta de vacunas se daba en el Centro de Salud San Blas, situado en la madrileña localidad de Parla.



Aunque parece que la discusión acabó ahí, la cadena Ser asegura que tras el incidente la enfermera fue cesada y deberá dejar su puesto el próximo 31 de diciembre.

La propia enfermera admitió su cese a través de Twitter: "Es verdad mi cese, por lo visto una directiva no puede hacer esto".


Según la emisora, el consejo de Sanidad sostiene que fue cesada porque "no siguió los cauces reglamentarios para solicitar las dosis de vacunas que necesitaba". La enfermera en cambio afirma que no encontró respuesta en las instancias inferiores y que ni siquiera sabía cuándo citar a las embarazadas que se tienen que vacunar en el tercer trimestre de tosferina.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Sánchez Martos dice que la decisión no la ha tomado él: "No es mi responsabilidad. La ha cesado la Directora Gerente de Atención Primaria que es la responsable de los 428 centros de salud que hay en la comunidad y la responsable, también, de nombrar cargos de confianza como es el de esta enfermera del centro de salud. Es un cargo de confianza y de responsabilidad".

Consulta aquí más noticias de Madrid.