Ayuntamiento promoverá un nuevo modelo de cesión de uso de viviendas para afrontar la emergencia habitacional

  • El Ayuntamiento de Zaragoza promoverá el próximo año un nuevo modelo de cesión de uso de las viviendas para afrontar la emergencia habitacional en la capital aragonesa, según ha avanzado este viernes el consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz.
Max Giglin ha impartido una charla sobre emergencia habitacional en esta jornada
Max Giglin ha impartido una charla sobre emergencia habitacional en esta jornada
EUROPA PRESS

Muñoz ha asistido junto al concejal de Vivienda, Pablo Híjar, a la IV Jornada de la Cátedra Zaragoza Vivienda, dedicada a 'La emergencia habitacional: estado actual y alternativas', que se ha desarrollado en el edificio Paraninfo y en la que también han participado la directora de la Cátedra, Belinda López, el doctor en psicología social Max Gigling, y la directora general de Vivienda del Gobierno de Aragón, Mayte Andreu, entre otros ponentes.

En declaraciones a los medios de comunicación, Pablo Muñoz ha observado que los debates que se están produciendo en esta jornada están demostrando que "en España está habiendo un fracaso de la política pública de vivienda", dado que las administraciones "no han sido capaces de garantizar en ningún momento" el acceso a los inmuebles "con carácter universal para toda la población".

Sigue habiendo "una población excluida y grandes capas de población que no pueden acceder a su vivienda con normalidad, sin realizar un extraordinario sacrificio", ha advertido el consejero municipal, para sentenciar que "hay que cambiar el chip, cambiar el modelo" y aplicar nuevos métodos.

Estas nuevas propuestas pasarán por impulsar el mercado de alquiler, "poner límites a esa propiedad privada" y favorecer modelos "punteros de régimen en cooperativa, con cesiones de uso", porque "no solo la propiedad privada gestionada en el mercado de venta tiene que ser la única alternativa".

De esta forma, Muñoz ha avanzado que el consistorio "pronto pondrá en marcha ese nuevo modelo de cesiones de uso en viviendas" y el ayuntamiento "garantizará cosas como el nivel de renta, la tenencia de otro régimen diferente, mejores accesos", todo ello "desde el alquiler, la movilización de la vivienda vacía y otros tipos de propiedad" y para poner en marcha este sistema esperan "el auxilio de las demás administraciones".

PROGRAMAS DEL AYUNTAMIENTO

Por su parte, el concejal de Vivienda, Pablo Híjar, ha aseverado que "pese a que algunos lo niegan, hay una emergencia habitacional y social en este país" y ha estimado que las administraciones públicas "deben de intervenir de manera activa".

Híjar ha señalado que en los primeros seis meses de 2017 los desahucios en la provincia de Zaragoza han aumentado y ya se han producido "más de 700, solo en la primera mitad de este año".

Ha apostado por seguir implementando políticas como el programa de captación y movilización de vivienda vacía que ahora dispone de "cien viviendas firmadas y más de 80 familias que están alojadas".

También otras alternativas de promoción de la vivienda social y pública, "como las que esperamos sacar adelante la próxima semana de rehabilitación del cuartel de Pontoneros o Las Fuentes", donde se ofrecerán alojamientos "con servicios compartidos".

UN NEGOCIO

La directora de la Cátedra, Belinda López, ha detallado que esta iniciativa surgió en 2011 por acuerdo de la Universidad de Zaragoza y la sociedad municipal Zaragoza Vivienda. Cada año dedican sus actividades a una cuestión específica y en esta ocasión han elegido como tema central la vivienda digna.

López ha estimado que los problemas de la vivienda en España están relacionados "con el hecho de que se vea más como un negocio que como un derecho" y por "esa cultura que hemos heredado de nuestros padres y abuelos de querer tener una vivienda en propiedad, por dejarle algo a nuestros hijos", una cultura que "se ha vuelto en nuestra contra" al convertir ese deseo "en un negocio".

Además, ha indicado que las viviendas españolas "en general son muy despilfarradoras, cosa que interesa bastante al sector eléctrico", así como se dan algunos problemas en las viviendas de alquiler porque propietario e inquilino tienen intereses "completamente diferentes".

Ahora "se le quiere dar la vuelta a ese modelo y crear una cultura en la que el acceso a la vivienda se pueda realizar de otras formas, con esas cooperativas, fomentando el alquiler, que sea un modelo lo suficientemente atractivo como para que la gente lo prefiera a la vivienda en propiedad", ha sostenido López, al subrayar que "tenemos la suerte de que nuestra administración pública se está poniendo las pilas en esto".

Por último, el consultor, doctor en Psicología Social y miembro de la asociación Casa Alternativa, Max Gigling, ha explicado en esta jornada el modelo de cooperativas de viviendas que ya se aplica en varios países "como una tercera vía de acceso a la vivienda, entre el alquiler y la propiedad" y que también está empezando a utilizarse en ciudades españolas como Barcelona o Madrid.

En este modelo, el propietario del inmueble es la cooperativa en su conjunto, mientras que los cooperativistas son inquilinos que cumplen determinados requisitos y que pueden estar "el tiempo que quieran", de forma que cuando se marcha alguien se busca a un nuevo miembro.

Para que funcionen, las cooperativas necesitan de ayudas públicas, una vez que la administración garantiza que serán viables. Gigling ha comentado que este sistema, por sí mismo, no facilita viviendas para personas con necesidades, aunque el modelo canadiense de vivienda cooperativa sí asegura casas a precios asequibles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento