Soraya Sáenz de Santamaría
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso de los Diputados el pasado mes de octubre. GTRES

Después de que la Gran Vía madrileña permaneciese más de una semana con restricciones al tráfico, este lunes se abría el paso a todos los vehículos. Un motivo más que hizo que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pudiese acceder con su coche oficial a esta céntrica calle de Madrid.

Sin embargo, según ha publicado eldiario.es, la vicepresidenta y su jefa de gabinete habrían cometido una infracción de tráfico al estacionar su vehículo oficial y otro coche en el que iban sus escoltas en el carril bus de la Gran Vía, frente a Primark.

Los hechos han ocurrido este lunes a las 10.25 h de la mañana, cuando ambas entraron en la tienda mientras los dos coches esperaban con los intermitentes puestos, siempre según eldiario.es, que además ha aportado imágenes del Audi de la vicepresidenta aparcado en el carril exclusivo para autobuses y taxis, mientras Soraya Sáenz de Santamaría se dirigía hablando por el móvil al vehículo.

La vicepresidenta y su jefa de gabinete estuvieron en Primark poco más de 10 minutos, ya que salieron a las 10.37 h para volver a meterse en el coche.

Las reacciones no tardaron en llegar. Mientras fuentes cercanas a la vicepresidenta señalaban que el coche solo había parado unos minutos y no había estacionado,  el concejal de Economía del ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, tiraba de ironía recordando el episodio de Esperanza Aguirre: "Lo único que quiero confirmar es que no ha habido heridos en este caso".