Pedro Sánchez en Asturias
El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez (i), durante un acto público celebrado en la localidad de El Entrego (Asturias). EFE

El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez ha reclamado este sábado un PSOE unido y situado enfrente de la derecha, en el que no sobre nadie y en el que, si se quiere, se redefina el proyecto socialista, pero desde una dirección elegida por las bases y no por cuatro personas reunidas en despacho.

"Para coser el PSOE la mejor aguja e hilo es la voz y el voto de la militancia, no la de cuatro metidos en un despacho", ha señalado Sánchez al reclamar la celebración cuanto antes de primarias y un congreso federal.

El ex líder del PSOE ha participado este sábado en la localidad asturiana de El Entrego, en el corazón de la cuenca minera asturiana, en un acto público en el que ha estado arropado por unos 1.500 militantes, cuatro de los cuales tomaron la palabra para dar su visión de cómo debe ser el PSOE del futuro.

Retrasar el congreso no beneficia a ningún socialista, y sí a Mariano Rajoy que quiere tener un PSOE como el de ahora, sin liderazgoÉste ha sido el segundo acto de la gira que Sánchez tiene previsto llevar a cabo por todo el país para reconstruir el partido y ver si tiene apoyos suficientes para volver a presentarse a las primarias.

Recibido en el parque de La Laguna con la canción Color esperanza, de Diego Torres, el ex líder socialista ha afirmado que retrasar la convocatoria del congreso "no beneficia a ningún socialista, y sí a Mariano Rajoy que quiere tener un PSOE como el de ahora, sin liderazgo", por lo que es preciso que el partido cuente ya con una dirección.

"Un partido es también liderazgo, y este sábado no lo tenemos", ha afirmado el ex secretario general del PSOE antes de advertir de que no comparte la "falsa disyuntiva de quienes dicen que hay que elegir entre un congreso ya o un buen congreso, porque se pueden hacer ambas cosas a la vez".

En un discurso al aire libre que se prolongó durante poco más de quince minutos, Sánchez evitó cualquier referencia directa al presidente de la gestora y del Principado, Javier Fernández, reclamó en numerosas ocasiones la celebración de un congreso y lanzó guiños a la unidad de la formación.

Así, aseguró que "para un socialista, otro socialista nunca será un adversario —éste se llama PP"—, insistió en que "en el PSOE no sobra nadie" y que si el Partido Socialista "tiene que buscar una posición no es la de estar encima o debajo del Partido Popular, sino enfrente".

"Nosotros queremos un congreso para unir al PSOE, para unir a la izquierda y para derrotar a la derecha" ha matizado antes de advertir de que lo que sí falta en el PSOE actual "es el voto y la voz de la militancia".

Entre gritos de "no es no", Sánchez se ha preguntado también si el desafío del PSOE no son sus políticas, sino su credibilidad porque "si se quiere pedir el voto para decir no a Mariano Rajoy se tiene que votar no a su investidura".

Nosotros queremos un congreso para unir al PSOE, para unir a la izquierda y para derrotar a la derecha

Sánchez ha replicado a quienes dicen que hay que redefinir el proyecto socialista que, si debe hacerse, hay que afrontarlo con una dirección elegida por la militancia, pero que él tiene claro que el PSOE "es un partido de izquierdas que si tiene que buscar una posición no es la de estar encima o debajo del PP, si no enfrente"

Tras asegurar que "hoy el socialismo asturiano es la referencia del socialismo español", Sánchez ha insistido en que "las personas anónimas que se rebelaron contra la injusticia, es la historia del socialismo, que siempre dijo no a la derecha y sí a la democracia".

"Cuando celebremos el congreso, estaré de parte de quien quiera un PSOE autónomo de los poderes económicos, que esté en la izquierda y que dé voz a la militancia sobre lo que debe ser el partido", un partido federalista y feminista, que defienda a los mineros.

Otras intervenciones

Previamente, habían hablado militantes como Ana Toyos, de Oviedo, para quien estos meses han demostrado que debe haber más transparencia y primarias, u Óscar López, de Valdés, que pidió una catarsis en el partido para que los que daban por muerto al PSOE se queden con la boca abierta.

Carmen Saras, de Gijón incidió en que el PSOE ha sido siempre el partido de la esperanza y la vanguardia, y que no se puede dejar quitar esa locomotora, mientras que Manuel Francisco, jubilado de Langreo, aseguró que los militantes socialistas no cejarán en su empeño de reclamar un congreso, pese a lo que diga la gestora.

El alcalde de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, reclamó también la modernización de un partido que debe ejercer la oposición de forma "ética y moral y sin ambigüedades contra la corrupción, la codicia y a favor de la igualdad social".

Sánchez, que se reunió también durante una hora con la dirección del sindicato minero SOMA-FIA, estuvo acompañado por la diputada asturiana, Adriana Lastra, y la senadora María Luisa Carcedo, "dos grandes socialistas asturianas" que formaron parte de su ejecutiva.

Sin relación con las plataformas

Los organizadores de este acto aseguran que no tiene nada que ver con las plataformas que se están organizando en todo el territorio con esta misma exigencia y de las que se desvincula el equipo de Pedro Sánchez. El próximo lunes se presentará en Madrid la promovida por críticos en la federación de esta comunidad.

Según ha explicado la portavoz de estas plataformas, Nieves Hernández, esta iniciativa no anticipa el apoyo a ninguna candidatura, aunque converja en su defensa de hacer el congreso cuanto antes con Sánchez.

Sánchez no ha confirmado aún que aspire con volver a Ferraz y aún tiene dudas sobre sus planes de futuro

Por su parte, el ex secretario general del partido no ha confirmado que vaya a aspirar a volver a Ferraz y algunas fuentes próximas a él apuntan que tiene "dudas" sobre sus planes de futuro.

Por lo pronto, sí tiene previsto visitar más agrupaciones, una vez pasen las Navidades. En un principio, su intención era hacer uno o dos actos al mes, según fuentes de su equipo.

De esta manera, y mientras no se convoque el Congreso y tome una decisión sobre su candidatura, su intención es seguir defendiendo que la Gestora debe dar la voz a las bases cuanto antes y contraponiendo dos modelos de partido.

Sánchez sigue convencido de que la Gestora ha dado un giro a la derecha, que en su entorno ven confirmado por los últimos pactos con el Gobierno, y lo contrapone a otro modelo de partido que está "más a la izquierda" y que quiere contar más con los militantes.

Mientras tanto, la Gestora evita comentar en público los planes de Sánchez, aunque su portavoz, Mario Jiménez, ha insistido este viernes en que el partido no debe estar pendiente de otra cosa que de los problemas de los españoles.

"Que haya otros compañeros están pendientes de otras cuestiones, que tienen que ver más con su agenda personal... Eso tendrá que ver si es bueno o malo para el conjunto del partido y del país quién lo hace", ha opinado.