Según ha informado la Policía Nacional, un varón avisó a la Sala Operativa del 091 de que había sido apuñalado y sangraba abundantemente, por lo que se avisó a una patrulla que se encontraba en las proximidades de la calle Eira, así como a Urxencias Médicas para que enviase una ambulancia.

En el lugar, los agentes encontraron a un hombre con cortes en las manos, el pecho y el abdomen, gritando que habían intentado matarlo. Los agentes intentaron detener las hemorragias y tranquilizarle, mientras él manifestó que había ido a comprar droga a un conocido y, tras discutir por el precio, el vendedor le apuñaló repetidamente con una navaja.

Una vez que llegaron los sanitarios y una segunda patrulla, los efectivos descubrieron el rastro de sangre y lo siguieron hasta una vivienda, en la que encontraron varios muebles rotos y una gran mancha de sangre. Por ello, procedieron a detener al varón que les abrió la puerta y, tras solicitar la autorización judicial, a registrar la vivienda para ver si había drogas en el interior.

Así, descubrieron en el domicilio algo más de 200 dosis de heroína, una importante cantidad de hachís, básculas de precisión y material utilizado para la manipulación de la droga, numerosas joyas -cuya procedencia se está estudiando-, varios teléfonos móviles de alta gama y dinero en efectivo. Además, se recuperó el arma supuestamente utilizada en la agresión.

El detenido y todo lo actuado en el marco de este operativo, llevado a cabo por la Unidad de Prevención y Reacción y por UDEV-Drogas, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número cuatro de Vigo, en funciones de guardia.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.