Los distintos puestos presentes en la Ecoferia han mostrado su satisfacción por el volumen de ventas y la afluencia de público y han constatado otro de los objetivos de la Ecoferia, la fidelización de un público que demanda, cada vez más, información relacionada con el producto que adquiere, con las prácticas ecológicas y con los beneficios en su consumo.

También la variedad de productos expuestos a la venta y la diversidad de su procedencia, han contribuido a dotar al mercado de un mayor contenido. Pero sin duda han sido los talleres ecológicos los que han permitido en mayor medida atraer a un consumidor concienciado que pretende ir más allá del mero acto de compra.

El martes el taller de semillas y biodigestores, el miércoles el taller de elaboración de queso fresco y yogur, y ayer jueves, el taller de zumos de verdura y fruta y de macerados de aceite de oliva, han sido eventos que han concitado la atención de los consumidores, con un efecto positivo para los objetivos de difusión y conocimiento de las prácticas agrarias ecológicas.

Las degustaciones posteriores de yogur, queso, zumos de frutas y tostadas de aceite, han permitido potenciar los contenidos pedagógicos de las actividades realizadas.

Comunicación y cercanía con el consumidor, interés por los procesos de producción ecológica, relación directa con círculos de consumo y con profesionales de la restauración han sido los objetivos de estos talleres, elemento demostrativo que han complementado la Ecoferia.

De nuevo, de cara a futuras ediciones se pretende abundar en estas iniciativas con la intención de promover el desarrollo de la actividad agraria ecológica en nuestra región.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.