Unos ladrones aprovecharon ayer por la tarde un descuido de los propietarios de un todoterreno para robar el vehículo en una estación de servicio cercana a la urbanización madrileña de la Florida. Poco después abandonaron el coche, un Audi Q7, en las inmediaciones al darse cuenta de que la hija del matrimonio, de 4 años de edad, se encontraba dentro.

Los padres de la niña víctima del secuestro acuden frecuentemente a la estación de servicio situada en el kilómetro 12 de la A-6 (autovía de A Coruña). El padre estaba lavando su coche y en el momento en que se alejó unos metros, los ladrones sustrajeron el todoterreno y huyeron a gran velocidad sin saber que la pequeña de cuatro años estaba dentro.

Locura

Hamed, uno de los empleados de la gasolinera, relató como el suceso cogió a todo el mundo por sorpresa. "Estaba en la caja cuando de pronto oí los gritos de la madre", aseguró.

Hamed calificó el incidente de "locura", ya que, cuando los ladrones huyeron con el vehículos, unos cuantos testigos trataron de seguirlos con sus respectivos coches, pero finalmente fue la policía quien media hora más tarde encontró el todoterreno abandonado en las inmediaciones, cerca del cruce entre la A-6 y la M-40.

Los intentos de robo de coches de alta gama "son habituales en la zona", tal y como afirmó Hamed, lo que hace pensar que el objetivo de los ladrones era tan sólo el Audi Q7. Es posible que los ladrones no se percataran inicialmente de la presencia de la niña en la parte trasera del vehículo, ya que éste tenía los cristales tintados.