Reunión Méndez de Vigo y Píriz
Fotografía facilitada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, del ministro, Íñigo Méndez de Vigo (i), junto al presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Segundo Píriz. EFE

Los alumnos de segundo de Bachillerato que a partir de este año se presenten a la prueba que sustituye a la Selectividad, y que sirve de acceso a la Universidad, tendrán que examinarse de seis asignaturas de ese curso, con las que podrán obtener un máximo de catorce puntos.

Lo ha asegurado el presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Segundo Píriz, tras entrevistarse con el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para acordar los cambios en la evaluación final de Bachillerato, que fija la Lomce a partir de este curso.

"La comunidad educativa está razonablemente satisfecha", ha dicho el presidente de la Conferencia de RectoresPíriz ha explicado que el examen versará sobre seis asignaturas troncales (troncales generales y troncales de opción), cuatro de ellas servirán para computar de 0 a 10 y dos para aquellos alumnos que necesiten nota de corte más alta para acceder a unos grados, pues servirán para puntuar entre 10 y 14.

"Básicamente se trata de que se examinarán de las asignaturas de segundo de Bachillerato", ha recalcado Píriz, que ha añadido que se trata de un sistema "muy similar" al que había hasta ahora.

En la anterior Selectividad había dos fases, la general, que era obligatoria (se podía obtener un máximo de 10 puntos) y otra específica o voluntaria para subir nota hasta los 14 puntos.

"La comunidad educativa está razonablemente satisfecha, aunque puedo entender que alguien no esté de acuerdo", ha argumentado el también rector de la Universidad de Extremadura, quien ha señalado que cree que las comunidades autónomas están "satisfechas" con la decisión tomada.

En una nota, el Ministerio de Educación ha añadido que en la realización de la prueba participarán las universidades en coordinación con las Comunidades Autónomas. Se mantiene, además, el distrito único en la admisión. "Con estos cambios el Ministerio ha mostrado sensibilidad a las distintas peticiones que habían producido desde la propia CRUE-Universidades Españolas y las Comunidades Autónomas", apuntan.

Por la mañana, el ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, había anunciado la firma con los rectores de las universidades de los cambios en las reválidas de segundo de Bachillerato y avanzó que sería una prueba "muy parecida" a la anterior de acceso a la universidad (PAU) o selectividad.

El titular de Educación, Cultura y Deporte recordó que se ha comprometido con las comunidades autónomas y con los partidos a reformar las reválidas de la ESO y Bachillerato a través de un decreto ley "y eso es en lo que estoy trabajando".

"Cuando tengo un rato dejo de ser portavoz del Gobierno y me dedico a ser ministro de Educación y eso es lo que voy a hacer el lunes con la conferencia sectorial de las comunidades y esta mañana con la conferencia de rectores de universidad". "Espero que pronto, muy pronto, tengamos unas pruebas claras para este curso", ha dicho Méndez de Vigo.