Denuncia De Una Gran Parcela Para Subtropicales
Denuncia De Una Gran Parcela Para Subtropicales EUROPA PRESS/REMITIDO

El presidente de GENA, Rafael Yus, ha informado en un comunicado de esta denuncia, que se suma a otras interpuestas por el colectivo alertando de la falta de control sobre la transformación de parcelas de secano en regadío en la comarca, por encima de la cota máxima de riego permitida en los planes hidrológicos vigentes, una actuación "ilegal" que está propiciando un consumo de agua muy por encima del previsto oficialmente.

Yus ha explicado que esta parcela, situada en la falda del cerro Beas y en la cabecera del arroyo Salinas, ocupa una superficie de unas 50 hectáreas, "por lo que posiblemente sea la más grande que se está preparando en el contexto de la burbuja del mango", y ha detallado que los trabajos de transformación se vienen llevando a cabo desde hace más de 15 meses.

GENA ha criticado que el Ayuntamiento haya otorgado licencia para estos trabajos "vulnerando lo estipulado en el PGOU, que establece que toda la falda del cerro Beas se considera de uso forestal por encima del límite de regadío, establecido en 140 metros de altitud", y ha recordado que esta parcela se encuentra por encima de esta cota, "por lo que no podía ser concedida licencia para transformación para agricultura de regadío".

Los ecologistas han lamentado que el Consistorio no haya informado de esta "irregularidad" al organismo hidrológico competente y que no haya comprobado que la finca carece de agua, lo cual "también contraviene el PGOU, que establece que una de las condiciones para la transformación en regadío es certificar que la parcela tiene un flujo continuo de 0,8 litros por segundo, en el caso de riego por goteo".

Yus también se ha referido al hecho de que la parcela, que tenía pendientes del 30 por ciento, haya sido "literalmente arrasada con maquinaria pesada" en unos "descomunales desmontes" que, a juicio del colectivo, "no sólo han supuesto la laminación del relieve, con su consiguiente impacto visual y paisajístico, sino que han provocado una erosión antropogénica sin precedentes".

En este sentido, ha subrayado que, como consecuencia de esos movimientos de tierra, se ha creado "un sustrato inestable" que alcanza pendientes del 60 por ciento y que puede ser arrastrado "fácilmente" por las escorrentías en caso de fuertes lluvias, lo que unido al hecho de que el cauce del arroyo Salinas "está colmatado, prácticamente cegado a la altura de la carretera A-356", conlleva un alto riesgo de inundación en la zona.

Los ecologistas también han expresado su preocupación por el coste hidrológico, pues calculan que una parcela de esta extensión dedicada a los subtropicales conlleva un consumo de unos 500.000 metros cúbicos al año, que el colectivo cree que serán bombeados desde una finca situada en una cota "legal" a efectos de riego, dado que la parcela no tiene agua propia ni puede recibirla legalmente del embalse de La Viñuela.

Yus ha afirmado que esta opción supondría "no sólo una ilegalidad, sino una importante contribución a la insostenibilidad del sistema de regadío previsto oficialmente para esta subcuenca hidrológica", al margen de una "usurpación fraudulenta" de un recurso público, "exactamente igual que todas las parcelas que actualmente totalizan las 4.000 hectáreas por encima de los 140 metros".

Por todo ello, GENA ha puesto los hechos en conocimiento de la Junta y le ha pedido que investigue tanto las razones de la concesión de licencia por parte del Ayuntamiento "en contra del PGOU y la normativa del Plan Guaro", como el sistema de riego previsto, "en particular la complicidad de la comunidad de regantes correspondiente".

Del mismo modo, el colectivo ecologista ha solicitado a la autoridad medioambiental que paralice estas obras y que se acometa la repoblación forestal de la parcela, "corrigiendo los taludes para evitar posibles avenidas de barro y piedras en momentos de lluvia intensa".

Consulta aquí más noticias de Málaga.