El Ayuntamiento de Badalona se ha comprometido hoy a buscar una solución para el conflicto surgido en una guardería de la localidad, donde una niña pakistaní no asistió a claseen una ocasión porque había cerdo en el menú.

 

Los concejales de Educación, Josep Durán, y de Ciudadanía y Convivencia, Josep Pera, han comparecido hoy en rueda de prensa tras la polémica suscitada por el hecho de que una familia pakistaní no llevaba a la guardería de gestión municipal, "Ralet Ralet", a su hija el día que había cerdo en el menú, y su otro hijo de once años también faltaba al colegio porque se quedaba a cuidar de la pequeña.

Conflicto llevado a la máxima expresión 

Josep Durán ha querido dejar claro que la niña sólo ha dejado de asistir a clase en dos ocasiones, una de ellas porque tenía fiebre y la otra porque había cerdo en el menú de la guardería.

El servicio de guardería es voluntario y el comedor un complemento"

 

El responsable de Educación ha querido hacer una llamada a la calma ante este caso y se ha comprometido a estudiar una fórmula para solucionar, "si es posible técnicamente", este problema, no sólo para este caso particular, sino también para otros similares".

El concejal de Educación ha subrayado que el servicio de guardería es "educativo y voluntario" y el de comedor es un complemento.

Temas anticonstitucionales 

Durán ha explicado que cuando una familia matricula a un niño, no se le hace ninguna pregunta sobre su confesión religiosa, "no se pregunta, ni se puede preguntar, porque sería anticonstitucional", ha afirmado. Ha destacado, además, que la familia conocía, cuando matriculó a la pequeña, cuáles eran las condiciones de la guardería municipal.

La política del Ayuntamiento de Badalona es la de intentar conjugar el ser una ciudad acogedora con la de pertenecer a un Estado aconfesional y de intentar "acomodar la diversidad", siempre "desde la serenidad".

La guardería, para paliar el conflicto ofreció un menú alternativo como un favor"

 

El ayuntamiento aprobó en 2004 una moción para tener en cuenta en los menús de las escuelas el caso de los niños celíacos y, según Duran, hoy han tenido conocimiento de que el anterior equipo directivo de la escuela, en casos similares, había ofrecido un menú alternativo, "como un favor" y sin que el consistorio tuviera conocimiento de ello.

Solución sin sobrecoste 

El concejal Josep Pera, por su parte, ha señalado que la existencia de un solo caso, pone de manifiesto que no hay grandes problemas en la integración de inmigrantes en la escuela.

El responsable del área de Ciudadanía y Convivencia ha señalado que la búsqueda de una solución técnica para este caso se buscará, "si es posible, sin ningún sobrecoste".