«Tiene unos 30 años, es moreno y va con camisa y pantalón gris». Se hace pasar por técnico del gas y cobra más de 200 euros. Sus víctimas: personas mayores, sobre todo, a las que «amedentra» con retirarles el suministro si no lo dejan actuar.

Lo descubrieron el lunes, porque un afectado acudió a la sede de la empresa Gasforse pidiendo explicaciones. Decía que uno de sus trabajadores le había cobrado a su mujer 230 euros, explica a 20 minutos Sebastián López, el gerente de la entidad.

Certificado falso
«Nadie había ido a casa de este hombre», afirma. La sorpresa fue mayor. El certificado de visita del supuesto técnico era una copia a color de uno expedido por su empresa en 1999 (en la imagen).

Las indagaciones de López le han llevado a conocer otros casos en Las Naciones, San Diego... Ayer acudió a la Policía, pero no pudo denunciar porque «no soy un afectado», dice. Por eso avisa:«hacemos una visita cuando el cliente llama».