«Osakidetza miente y trata de manipular». Es la opinión de los sindicatos, inmersos en la negociación de sus condiciones laborales. Una negociación que hoy podría llegar a su fin. Este miércoles está convocada la «última» mesa sectorial, según el Servicio Vasco de Salud.

Lo que sí es seguro es que no va a ser hoy el día en que se llegue a un acuerdo entre las partes, ya que las centrales siguen en sus trece y ya han anunciado que ni siquiera piensan asistir a la reunión, porque «no es para negociar, sino para dar el visto bueno a una oferta que ya hemos rechazado».

Para los representantes de ELA, SATSE, LAB, CC OO, UGT, ESK y UTESE, Osakidetza está llevando a cabo una «campaña de desprestigio» con el objetivo de poner a la opinión pública en su contra. Es por esto que, en vista de que la situación no va a cambiar, avisan de que el siguiente paso, además de las concentraciones en todos los centros de la red pública el próximo miércoles 17, podría ser la convocotaria de huelga. «Los pacientes se verán afectados en la medida en que Osakidetza quiera», señaló ayer uno de los sindicalistas.

El personal de la sanidad vasca se queja del acuerdo firmado por los representantes de Osakidetza con el Sindicato Médico, que «observa aumentos salariales de hasta el 53% para algunos colectivos, muy lejos de los que se fijan para otros estamentos», lo que consideran «discriminatorio». Además, la plantilla cree que se ha dejado fuera de la negociación al personal no fijo y al no sanitario.

En cuanto a la subida del 18% ofrecida la semana pasada, los representantes sindiacales acusan a la dirección de mentir y le reclaman que sea más concreto en sus propuestas.