El escolta Gabriel Ginés ha logrado salir por su propio pie del vehículo en llamas después de la explosión de una bomba lapa. A continuación se ha dirigido a un bar próximo y allí ha esperado a los servicios de emergencia, que le han trasladado a la unidad de quemados del Hospital de Cruces.

Allí ha recibido muchas visitas, y entre ellas la de el alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, que ha explicado a los periodistas que, al ser preguntado por cómo se encontraba, Gabriel Ginés respondió "cabreado, de mala leche".

El escolta ultimaba la mudanza para irse a Zaragoza
No es para menos, ya que el escolta
estaba ultimando la mudanza para volver a su ciudad natal, Zaragoza. Lo ha contado el presidente del PP, Mariano Rajoy, que también ha confirmado que el herido es militante de su partido en la capital aragonesa.

Ginés está ingresado en el Hospital de Cruces con quemaduras en la cara y en la mano y una herida incisa en la espalda.