En un futuro, el aceite de oliva tendrá su propia tarjeta de presentación, gracias a un acuerdo entre la Junta de Andalucía y un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba. Los investigadores crearán un sistema que garantice que las propiedades del producto anunciadas en la etiqueta del envase se correspondan con las del interior.