Los alimentos básicos, como la leche, prosiguen con su escalada de precios. Ésta subió de media un 12,7% en tan sólo un mes, y el precio del litro se situó en 0,82 euros, según denunció ayer la Federación de Consumidores en Acción (Facua). 20 minutos ya publicó el pasado 6 de septiembre que la leche subiría hasta un 20% antes de fin de año tras consultar a los productores de lácteos.

Las marcas de leche han aprovechado la subida de precios de los cereales
Facua analizó este mes los precios de las dieciséis marcas de leche entera en envases de cartón de un litro en tres hipermercados y en tres supermercados.
Las que más se cotizan son las tres líderes (Asturiana, Pascual y Puleva), que cuestan hasta 1,05 euros el litro, más caro que el de gasóleo (1,004 euros).

La organización de consumidores denunció que Asturiana fue la que más se encareció en octubre (21,3%), mientras que Pascual y Puleva subieron un 12,9% y del 10,9, respectivamente.

La razón de que paguemos más por este producto se encuentra, según Facua, en que las marcas de leche han aprovechado la subida de los cereales para disparar los precios aún más. "Esta subida no se corresponde con el precio que establecen los ganaderos", denuncia el portavoz de Facua, Rubén Sánchez.

"Huir de lo caro"

Sánchez también recomendó a los consumidores que valoren si hay que "huir de las marcas más caras y apostar por otras" que rondan entre los 0,60 y 0,70 euros por litro (la más baja es El Pulgar en Alcampo, 0,57 euros).

Las asociaciones de agricultores y ganaderos consultadas coinciden en culpar a los intermediarios de la subida. El portavoz de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, Manuel del Pino, asegura que la leche aumentó más del triple para el consumidor en relación de lo que lo hizo para el productor.

El incremento de los cereales

El motivo de las primeras subidas de la cesta de la compra reside en el encarecimiento de los cereales debido a la demanda del mercado global. En 2007, el trigo experimentó una subida respecto a 2006 de un 44%; la cebada de un 45% y el maíz, del 44%. El incremento de los cereales repercute en una subida de los alimentos, ya que con el trigo se hace la harina con la que se elabora el pan y con los cereales se alimenta al ganado.