El pleno del Congreso de los Diputados aprobó el pasado jueves una reforma del Código Penal que persigue endurecer las sanciones por conducción temeraria incluyendo la pena de cárcel.

Habría que duplicar las cárceles

Esta decisión ha sido duramente criticada por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que ha advertido que "esta no es la reforma que el Código Penal necesitaba" ya que "se están proponiendo unas modificaciones que ya estaban contempladas", según declaraciones de su presidente, Mario Arnaldo, a 20minutos.es.

Asegura que estamos ante "una reforma precipitada, un parche que se quiere hacer a toda prisa" y que las penas de cárcel ya podían "aplicarse antes" si se estimaba necesario.

"Habría que duplicar las cárceles"

La reforma supone una "gran carga de trabajo para los jueces" que, si condenaran con penas de cárcel a todos los infractores que conducen sin carné, superen en 80 km/h la velocidad permitida o la tasa de alcoholemia en 1'2, enviarían a "50.000 personas anualmente a prisión". El presidente de AEA recuerda que según los datos de septiembre "la población reclusa en España es de 66.000 presos, por lo que habría que duplicar las cárceles".

Sin embargo, "Tráfico ha dicho que gracias a la revisión condicional, las penas de menos de 2 años no se cumplirán en la cárcel, con lo que no habría ni cárcel, ni multa", según Arnaldo.

Lo "fundamental", afirma, es "regular y definir claramente lo que es una imprudencia grave en los casos en los que hay resultado de lesiones o muerte", para que no se tramiten como faltas.

"No resuelve cuestiones como la de Farruquito"

"Con esta reforma no se van a resolver cuestiones como la de Farruquito, que van a quedar igual de impunes", asevera el presidente de AEA, para quien la reforma "sólo beneficia a los fiscales y a la Policía, que hasta ahora tenían que adjuntar informes al resultado objetivo de una foto o un test de alcoholemia" y que ya no tendrán que hacerlo, porque la citada fotografía o el test serán suficientes.

Cuestiones como la de Farruquito van a quedar igual de impunes

La alusión al caso del bailaor flamenco viene dada porque la ley no ha sido modificada en los casos de accidente con heridos o muertos, y sólo se contemplan los "delitos de riesgo".

El "problema", asegura Mario Arnaldo, es que en "el 70% de los casos de muertes en accidentes de tráfico no hay alcohol ni velocidad, y no suelen enjuiciarse (si acaso como un delito de faltas)".

En 2004 "se produjeron 3.516 muertos por accidente de tráfico y sólo se incoaron 480 diligencias previas por presuntos homicidios imprudentes, mientras que se incoaron 42.666 diligencias previas para investigar delitos de alcohol y drogas en los que no había ningún accidente", concluye, lo que demuestra que "la justicia española ha dedicado el 1% de sus esfuerzos a investigar delitos en los que ha habido resultado de muerte y el 99% a investigar delitos de riesgo".