Gráfico de Involcan
Gráfico de Involcan CEDIDA

Según el instituto, este episodio responde a la "actividad común de un volcán activo", pero en el caso de la isla de Tenerife son "poco habituales", lo que obliga a realizar su seguimiento.

En su informe, los técnicos de Involcan no encuentran deformaciones atribuibles a este episodio de sismicidad anómala, "que puede deberse a que no haya una inyección de magma en el subsuelo, lo que haría que este episodio pudiera relacionarse con el sistema hidrotermal del volcán y no con una intrusión magmática".

Dos equipos se encuentran en la zona del 'enjambre' para realizar una campaña de estimación de emisión difusa (no visible) de Dióxido de Carbono.

En 2015 se ha registrado un aumento relativo en la emisión de CO2 con respecto a años anteriores en la Dorsal Noroeste, sin que estos valores lleguen a ser "extremadamente altos", apunta el Involcan en un comunicado.

A pesar de que este episodio puede catalogarse como anómalo, "no debe ser motivo de alarma social, ya que en ningún caso existe una secuencia de acción-reacción", destaca.

De hecho, apunta que un gran número de 'enjambres sísmicos' aparecen y desaparecen sin acarrear otro tipo de actividad, pero sí son una "muestra clara" de la dinámica de un sistema activo como el del Tenerife.