Así se ha pronunciado Oltra en declaraciones a los medios, ante los que ha recalcado que el panorama multipartidista surgido de las últimas convocatorias electorales ofrece "muchísimas posibilidades" y "a estas alturas en que estamos" considera que habría que llegar a un acuerdo sobre el "qué", aunque fuera con cinco o diez puntos sobre los que trabajar, porque después "de manera natural saldrá el quién".

Para Compromís, ese quién no puede pasar por "la continuidad de Rajoy o un PP que está infectado de corrupción hasta la médula y que ha manchado de corrupción todas las instituciones en las que ha gobernado", sino un gobierno alternativo que "anteponga los intereses de las personas a los de los partidos" e implemente políticas "que rescaten a las personas frente a las políticas que han rescatado bancos".

Ella, ha dicho, seguirá trabajando en este sentido, y ha recalcado la necesidad de "escuchar al otro" porque "seguro que tiene cosas que enseñarnos" y también de "transigir" en los planteamientos para lograr el acuerdo. "Hay muchas maneras, muchos caminos que no pasan por el blanco y el negro que probablemente no se hayan explorado suficiente", ha incidido.

Según ha dicho, el Acord del Botànic en la Comunitat Valenciana es "exportable, un ejemplo de cómo se puede gobernar desde la pluralidad" y el Consell estaría en condiciones de "enseñar a otros cómo se negocia" desde su experiencia.

Preguntada sobre si un hipotético nuevo Ejecutivo liderado por Rajoy beneficia o perjudica a los valencianos, ha asegurado que "perjudica" y los últimos cinco años, cuatro "más uno de prórroga", han supuesto "una demostración fáctica" de ello.

Respecto a unas terceras elecciones, ha apuntado que no cree que sea positivo, como tampoco lo fue acudir a las segundas, porque es "decirle a la gente que se ha equivocado votando" cuando es una muestra de que los responsables públicos han sido "incapaces de gestionar la voluntad de la gente".

"No he tirado la toalla", ha reiterado en referencia a un Gobierno de cambio, al tiempo que ha incidido en que "la batalla se pierde cuando se abandona" y ella no piensa hacerlo porque la Generalitat necesita un Ejecutivo central "aliado" con sus políticas y que cambie, entre otras cuestiones, el sistema de financiación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.