El director Nacional de la Policía Judicial, Alipio Ribeiro, ha cesado al comisario Gonçalo Amaral, responsable de la investigación del caso Madeleine, después de que éste acusara a la policía británica de favorecer al matrimonio McCann.

Según publica Timesonline, Amaral reclamó que los investigadores británicos no informen más a los padres de Madeleine, ya que son sospechosos.

Las pruebas aportadas por los ingleses tienen poca credibilidad

El inspector jefe portugués afirmó que "la Policía británica sólo trabaja en lo que necesitan los McCann". Y añadío que "las pruebas aportadas por los investigadores ingleses tienen poca credibilidad".

En este sentido, y para intentar frenar las críticas de la prensa británica, el ministro de Justicia de Portugal, Alberto Costa, ha asegurado que hay "una cooperación fructífera" entre ambas policías y que "existe la voluntad de incrementarla".

Por su parte, el abogado de los McCann, Carlos Pinto de Abreu, declaró que las críticas mutuas entre los agentes lusos e ingleses "perjudican las investigaciones". Además, exigió abandonar "el chovinismo" en el proceso ya que "no favorece a nadie".