El Departament de Educació ha obligado a la escuela pública Anexa de Girona a readmitir a una niña de 6 años que lleva pañuelo islámico en la cabeza. La pequeña no asistió a clase la semana pasada y ayer tampoco. La dirección alegó que el cumplimiento del código interno no permitía «discriminación por motivos de religión, sexo u otros».

Es la misma niña la que manifiesta que quiere llevar el pañuelo. «Con él se le puede ver la cara, puede hacer gimnasia normalmente y no tiene ningún problema para comunicarse con sus compañeros. Otra cosa sería un velo o un burka», apuntan desde Educació, que insisten en que se trata de un caso «aislado».

El delegado de Educació de Girona, Andreu Otero, considera que el absentismo forzado de la niña no está justificado. Todos los niños deben escolarizarse, así que la Generalitat se limitó a recordar que ese centro educativo debe cumplir también la ley.

Acoger a inmigrantes

Por otro lado, los inmigrantes que lleguen a Catalunya podrán recibir formación para conocer la sociedad, las leyes de Extranjería que les afectan y el mercado laboral en el que se tendrán que sumergir. También clases de catalán, para que puedan conseguir llegar al A2 (conocimientos básicos). Un agente de acogida les entrevistará para conocer sus necesidades y después los derivará al servicio social correspondiente.

Estas medidas para los inmigrantes que acaben de llegar entrarán en vigor en 2009. La futura Llei d’Acollida determinará que esta primera acogida se preste primero en los países de origen, luego en Catalunya y también en los centros de trabajo. Se requerirá estar empadronado aquí.

¿Qué es voluntad de integración?

El seguimiento de los cursos que ofrecerá Acció Social i Ciutadania –voluntarios y gratuitos– a los inmigrantes no implicará que consigan más derechos. «Pero intentaremos hacerlos suficientemente seductores para que todos se apunten», indicó la consellera, Carme Capdevila. Cada ayuntamiento sigue unos criterios diferentes para decidir cuándo un inmigrante tiene voluntad de integración y, por ejemplo, se le puede conceder un certificado de arraigo social. Acció Social i Ciutadania considera que el seguimiento de esos cursos sería un factor objetivo que lo pruebe. La Generalitat trabaja para que sean los mismos inmigrantes ya integrados los que atiendan a personas llegadas de su mismo país para que la formación sea más efectiva.