Dos pilotos del Ejército del Aire han iniciado la travesía "Objetivo Canarias 2007", un "desafío" con el que se proponen unir, por primera vez en la historia, la península, Marruecos y Canarias a bordo de un autogiro.

Uno de sus protagonistas, el teniente coronel Fernando Roselló, explicó hoy durante la presentación de esta "aventura", que tuvo lugar en la Academia General del Aire en San Javier, que el objetivo de este hito es divulgar las cualidades del autogiro y rendir un homenaje a su inventor, el murciano Juan de la Cierva.

Roselló lamentó que "la mayor aportación española al desarrollo de la aeronáutica de todos los tiempos" sea casi un desconocido para la mayoría de los españoles y defendió el autogiro como una aeronave "con derecho propio" y no sólo como un "experimento".

La travesía, que durará veinte días, comenzó ayer con una etapa entre la base aérea de Cuatro Vientos en Madrid y la también madrileña localidad de Getafe, ciudad en la que el prototipo de De la Cierva voló por primera vez en 1923.

Roselló indicó que sus planes son sobrevolar en una serie de etapas, la más larga de ellas de 340 kilómetros, el sur de España, bordear la costa marroquí y "dar el salto" desde El Aaiun para llegar a Lanzarote el próximo 10 ó 11 de octubre.

Avanzó que la travesía, que discurrirá a una velocidad media de 120 kilómetros por hora, no concluirá en las Islas Canarias, ya que, tras acabar en Lanzarote la primera parte del viaje, emprenderán su retorno a la península, que, si la meteorología lo permite, será a través de la cordillera del Atlas.

Además, al finalizar cada una de las etapas, Roselló dará una conferencia para divulgar las principales características de la aeronave. "Estamos intentando que se conozca", resumió.

Los aventureros aseguran que la principal cualidad del autogiro es la seguridad


Roselló aseguró que la principal cualidad del autogiro es la "seguridad" que ofrece, "un activo -dijo- que no ha sido suficientemente valorado", ya que permite realizar aterrizaje de emergencia casi en parado.

Asimismo abogó porque la legislación española cree licencias específicas para autogiros, así como porque se regule su uso para que puedan ser empleados profesionalmente.

En este sentido, recordó que en los Estados Unidos se utilizaron para el servicio postal antes de la II Guerra Mundial y que en países como Sudáfrica se emplean, por ejemplo, para las fumigaciones.

El equipo de la expedición lo completan, Bernardino Rodríguez, quien acompañará a Fernando Roselló como copiloto a bordo del autogiro ELA-07, de fabricación española, y el brigada Manuel Francisco Díaz, que se encargará del apoyo logístico y hará un seguimiento del trayecto desde tierra.

El proyecto "Objetivo Canarias 2007" está sufragado, entre otros, por los ayuntamientos de Getafe y de San Javier, el Ejército del Aire y la empresa ELA Aviación.