Cientos de fieles se congregaron ayer tarde en la Catedral de Pamplona para arropar a Francisco Pérez González en la ceremonia de su toma de posesión como nuevo arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, en sustitución de Fernando Sebastián.

Francisco Pérez, que abandona su puesto como arzobispo castrense para asumir su nueva responsabilidad al frente de la diócesis navarra, ofreció a sus fieles un "abrazo de paz y amistad sincera" y destacó que Navarra es "tierra de grandes santos y de innumerables misioneros extendidos por todo el mundo y capitaneados por Francisco de Javier".

El nuevo arzobispo recalcó que no llega a Navarra "para transmitir ideologías religiosas, o pautas sociológicas". "No pretendo ser un ´leader´ dentro de la Iglesia, más o menos competente y convincente; y menos vengo a imponeros, sino a proponeros el camino de la verdadera libertad que es el evangelio; vengo a daros lo mejor que os puedo ofrecer, que es el amor de Dios y su Gracia", subrayó.

Navarra es tierra de grandes santos y de innumerables misioneros extendidos por todo el mundo

Los actos comenzaron, según lo previsto, a las 17 horas, en el atrio de la Catedral, donde Francisco Pérez fue recibido por el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, y por otras autoridades navarras, entre las que se encontraban el delegado del Gobierno, Vicente Ripa, y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina.

En el inicio de la celebración religiosa, Fernando Sebastián tomó la palabra brevemente para despedirse oficialmente de la diócesis de Navarra. Sebastián dio "gracias a Dios de todo corazón por estos catorce años en Navarra", y a todos los fieles, "por el afecto y la gratitud que me han manifestado en estas últimas semanas, especialmente en los últimos días de las despedidas".

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE PAMPLONA