Los continuos cambios de tiempo de estos días, que alternan fresco, lluvias y calor, se reflejan ya en los centros de salud, que reciben casi el triple de pacientes que hace 15 días. Los catarros y las diarreas son los principales motivos de las visitas al médico, tanto de niños como de mayores.

La mayoría de las consultas de los centros de salud de Zaragoza están atendiendo a unos 40 adultos al día y las de los pediatras, a 35 niños diarios. «Cuando empieza el frío suele suceder esto, y más con los niños, que se contagian unos a otros en el colegio y luego se lo pasan a los abuelos», explican los pediatras consultados por 20 minutos.

En la mayoría de los casos se trata de procesos banales. Los niños suelen recuperarse en tres o cuatro días, aunque depende de su edad y constitución. El sistema inmunológico no se termina de configurar hasta los cinco años y por eso los pequeños son los más propensos a coger virus. Además, al estar rodeados de decenas de escolares, los contagios se multiplican, sobre todo en esta temporada.

Los pediatras recomiendan a los padres extremar la higiene para evitar contagiarse ellos mismos, pero cada vez es más habitual que los pequeños se queden a cargo de los abuelos, y al final son ellos los que se contagian.

 «En estos casos hay que tener más cuidado porque suelen acarrear otras patologías y el proceso dura algún día más», señalan los médicos consultados.

Es recomendable llevar una alimentación equilibrada y variada para prevenir los contagios. Por lo general, no resulta necesario tomar antibióticos porque se trata de procesos virales que se pasan solos.

Los centros de salud, a tope

Este incremento de pacientes por el frío y el arranque de las clases satura todavía más los centros de salud de Zaragoza. El pasado viernes, por ejemplo, en algunos centros hubo demoras de más de una hora. Los lunes, sobre todo, son los días de más aglomeración en las salas de espera porque se junta la afluencia habitual a los enfermos del fin de semana. Este mes resulta especialmente crítico en las consultas de pediatría, por el arranque del curso escolar.