Liceu Ópera de Barcelona
Liceu Ópera de Barcelona LICEU

El espacio gastronómico-cultural "surrealista" albergado en el Gran Teatre del Liceu y liderado por la empresa Tast Barcelona ha abierto sus puertas este martes en el corazón de La Rambla, enclavado en el antiguo Espai Liceu, en un proyecto de 4,2 millones de euros con 950 metros cuadrados repartidos en cinco áreas temáticas que aspiran a divertir y entretener: Rocambolesc, Vermuteria, Odissea, Diva y Mercat, creados por el artista Franc Aleu.

En rueda de prensa este martes, el director general de Tast Barcelona, Jordi Armengol, ha explicado que este concepto "tan innovador" ha creado muchas confusiones y ha movido muchas teorías, lo que ha celebrado que invitará a los ciudadanos a acercarse a conocer el espacio, aunque ha rechazado que sea un restaurante de los hermanos Roca: "Ellos participan más en un concepto de asesoramiento, oferta de productos locales y recetas catalanas".

"Es una experiencia de ocio gastronómico: otra pata muy importante además de la escenografía y la gastronomía es la animación en colaboración con el equipo del animador Joan Gràcia", ha concretado Armengol, con una oferta dirigida especialmente al público local esperando difundir el 'seny' y la 'rauxa', pero consciente de que el proyecto llamará también la atención de los turistas.

Según ha dicho, el guión del espacio, que ha estado en pruebas en agosto, se basa en una historia surrealista e inventada de la historia catalana: "No queremos aburrir a nadie culturizando, sino divertir, emocionar y entretener a la gente", ha dicho Armengol, satisfecho con que el público en pruebas haya respondido satisfactoriamente a las provocaciones de la Òpera Samfaina.

La Òpera Samfaina también incluye los espacios Rocambolesc: heladería con firma de Jordi Roca

Una experiencia en cinco espacios

Franc Aleu --escenógrafo de la Fura dels Baus-- ha explicado que el espacio Odissea catalana es un nieto gamberro del proyecto realizado con los Roca, 'El somni', que "fue tanto, tanto, que al final no fue, y que no se pudo compartir con mucha gente", mientras que éste podrá ser experimentado por muchos ciudadanos, a un precio asequible, de un modo muy simpático.

El cocinero Joan Roca ha explicado que tenían pendiente hacer un proyecto más "'prêt-à-porter'", que pudiera llegar a una mayor parte de público, y que fuera muy creativo, con Cataluña en el centro y también mucho humor: "Sin pretender cocinar nosotros, sí queríamos participar de algún modo", ha agregado.

Concretamente, Odissea reproduce 'El somni' en 28 minutos, con la historia de Cataluña, y una cata de tapas y vinos vinculados a ésta; pero Òpera Samfaina también ofrece a sus visitantes La Vermuteria, que es un preámbulo con una oferta de tapas tradicionales --como anchoas, olivas, patatas bravas-- y La Diva, que es el corazón del espacio en forma de cueva llena de sorpresas y con una barra solidaria, una barra de cervezas, una barra de vino y una mesa temática.

La Òpera Samfaina también incluye los espacios Rocambolesc: heladería con firma de Jordi Roca, y el Mercat: que es el cierre de la experiencia con una propuesta a base de productos locales, como embutidos, lácteos, verduras y dulces a los que se tiene acceso ilimitado mediante una pulsera adquirida a la entrada.

El proyecto --del que se recomienda al menos experimentar dos espacios-- podrá degustarse al completo por entre 25 y "treinta y largos" euros, y se plantea a la larga exigir un consumo mínimo para evitar que se abarrote de curiosos que entorpezcan la experiencia.

El Liceu ingresará 220.000 euros anuales en concepto de alquiler de este espacio por parte de los inversores de Tast Barcelona, una cantidad susceptible de incrementarse en función de la facturación, y en una cantidad que multiplica por diez los ingresos que recibía el teatro hasta ahora por el antiguo Espai Liceu.

Vertiente social

El espacio tiene también una vocación solidaria de la mano de una barra con tapas creadas por Carles Abellan, Nandu Jubany, Abert Adrià y Christian Escribà --cocineros que se irán relevando-- y cuyos beneficios estarán destinados al Casal dels Infants del Raval y a la

Fundació Joan Salvador Gavina, y que también aspira a la rehabilitación de La Rambla, extremo que ha celebrado la concejal de Comercio del Ayuntamiento de Barcelona, Montserrat Ballarín.

El director general del teatro, Roger Guasch, ha defendido que el Liceu eligió este proyecto de cocina local por delante de una barra de tapas, una tienda deportiva y un restaurante clásico, y que apostó por este espacio de "experiencia gastronómica" vinculado a escenografías porque ofrece una vivencia muy diversa del Liceu y porque permite rehabilitar La Rambla.

El conseller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, ha aplaudido la iniciativa, además del hecho de que esté auspiciada por el Liceu, y ha añadido que no es obvio que una institución de este calado se implique en un proyecto tan arriesgado y ambicioso, actitud que les honra, ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.