Los Mossos d’Esquadra retiraron ayer un artefacto explosivo colocado en la sede de ICV en Sant Andreu. Los agentes fueron alertados por los vecinos de un paquete extraño en la puerta del local, que ya había recibido ataques el pasado 21 de septiembre con motivo de la detención del joven que quemó las fotos de Rey en Girona.