La tensión crece en Ucrania a medida que el avance del escrutinio de los sufragios emitidos en las elecciones parlamentarias de este domingo acorta la diferencia entre los principales rivales, la Alianza Naranja y el Partido de las Regiones (PR) y sus aliados comunistas.

Yanukóvich se acerca a la Coalición Naranja

Con poco más del 65% escrutado, el PR, liderado por el primer ministro, Víctor Yanukóvich, ha aumentado sus votos hasta el 31,42% y se acerca al Bloque de la ex primera ministra Yulia Timoshenko (BYT), con el 32,79%.

El crecimiento del PR se produce principalmente a cuenta del BYT y del partido del presidente Víctor Yúschenko, Nuestra Ucrania- Autodefensa Popular (NU-AP), los antiguos alados de la Revolución Naranja que en caso de victoria tienen pactado formar gobierno.

Mientras los votos de NU-AP han caído a 15,41%, el eventual aliado de Yanukóvich, el Partido Comunista, ha recuperado el cuarto lugar e incrementado su resultado en más de un punto al alcanzar el 5,11%.

En quinto lugar, el partido del ex presidente del Legislativo Vladímir Litvín (PL), ha conseguido el 4,11% de votos y se perfila cada vez más como la posible futura fuerza decisiva, de cuyo apoyo dependerá quién conseguirá más de la mitad de los 450 escaños del Parlamento unicameral y formará gobierno.

En manos de Vladímir Litvín

Pero si bien Litvín se perfila como eventual aliado de Yúschenko y Timoshenko, este balance podría verse alterado si el Partido Socialista, que fue precisamente la fuerza que tras las pasadas elecciones permitió a Yanukóvich formar gobierno y que actualmente cuenta con el 3,01%, consigue al final superar la barrera del tres% que da acceso al reparto de escaños.

La participación, según datos no definitivos, fue de más del 63% del censo, de 37,5 millones de habitantes.