Vecinos de la Ciudad Vieja no descartan organizar patrullas para frenar los macrobotellones. La medida es sólo una de las que barajan desde la entidad vecinal en respuesta a la «pasividad» municipal. Dicen que el despliegue policial prometido por el alcalde se ha quedado en promesa porque el fin de semana las reuniones fueron más multitudinarias, «un escándalo público masivo». Sin embargo, el concejal de Seguridad Ciudadana, Florencio Cardador, aseguró ayer a una emisora local que hubo diez patrullas vigilando los botellones. El edil indicó que la Policía obligó a retirar de la plaza de Azcárraga tres coches-discoteca, y que el viernes detuvieron a dos vándalos. Responsables municipales se reunirán hoy para buscar una solución al problema.