Los Mossos d'Esquadra han retirado este domingo un artefacto explosivo que estaba colocado en la sede de Iniciativa Per Catalunya Verds (ICV) en el distrito barcelonés de Sant Andreu, según ha informado la policía catalana.

El secretario general de ICV, Jordi Guillot, ha denunciado que este artefacto explosivo culmina una "escalada de agresiones" contra la formación ecosocialista, si bien ha advertido de que ello no les hará mover "ni un milímetro" de sus posiciones.

Guillot ha explicado que a las 12.30 horas de este domingo un grupo de vecinos del barrio de Sant Andreu de Barcelona ha alertado a los Mossos d'Esquadra de un paquete sospechoso frente a la sede de ICV en el número 60 de la calle Pons i Gallarza.

El secretario general de ICV ha advertido que esto no les hará moverse ni un milímetro de sus posiciones
Los Mossos han confirmado posteriormente que se trataba de un artefacto con carga explosiva colocado, sin que nadie advirtiera ni reivindicara la acción, junto a la sede del partido que preside Joan Saura, conseller del Interior de la Generalitat.

Este hecho se ha producido después de que el viernes cerca de 500 jóvenes antisistema participaran en Barcelona en una manifestación en solidaridad con los imputados por quemar fotos del Rey, en la que se vivieron momentos de tensión con los Mossos d'Esquadra y que acabó con un detenido, que fue puesto en libertad horas más tarde.

Guillot ha señalado que la colocación del explosivo representa un "salto cualitativo peligrosísimo" en la "escalada de agresiones" que ha sufrido el partido en el último año, aproximadamente desde que Saura asumió la consellería del Interior.

ICV sufrió, sobre todo durante la campaña de las elecciones municipales de mayo, hasta nueve asaltos de locales y vio media docena de actos políticos reventados, pero hasta ahora nunca había sufrido una situación como la de este domingo, por lo que Guillot ha reconocido su "preocupación".

En Cataluña no cabe ningún tipo de violencia

Guillot ha evitado vincular la colocación de este artefacto con los incidentes vividos en la manifestación del viernes y ha expresado su confianza en que los Mossos resuelvan "pronto" el caso e identifiquen a los responsables de la acción.

En un mensaje a los autores de los hechos, ha advertido de que "no vale la pena" recurrir a la violencia contra ICV, ya que este partido "no va a moverse ni un ápice en el ejercicio de sus responsabilidades ni en la defensa de sus valores".

"Este tipo de presiones no nos hará modificar nuestros planteamientos", ha insistido Guillot, que ha afirmado que en Cataluña "no cabe ningún tipo de violencia".

Después de este hecho, los dirigentes de ICV, ha explicado Guillot, no quieren entrar en una "dinámica paranoica", por lo que seguirán confiando en las "medidas de seguridad habituales".

Guillot ha comparecido por la tarde ante los medios acompañado de la portavoz de ICV, Dolors Camats; la teniente de alcalde de la ciudad de Barcelona Imma Mayol, el secretario de organización del partido, Màrius García, y el presidente de ICV en Barcelona, Joaquim Mestre.