Cronenberg y Hana Makhmalbaf
Los pronósticos apuntan hacia ellos. 20MINUTOS.ES
Toca a su fin la 55 edición del Festival de Cine de San Sebastián tras más de una semana de premios, galas y un ir y venir de estrellas.

Los críticos y el público parecen haberse puesto de acuerdo en cuanto a los pronósticos sobre las películas ganadoras, aunque la última palabra la tendrá el jurado cuyas decisiones han sido recibidas en algunas ocasiones con abucheos.

Este año los papeles estrella han sido más femeninos que masculinos
En la cabecera de las quinielas que recoge la prensa local entre los críticos figuran dos películas destacadas: "Promesas del Este", de David Cronenberg, y protagonizada por Viggo Mortenssen, y "Buda explotó por vergüenza", de la joven iraní de 19 años Hana Makhmalbaf.

El film iraní protagonizado por niños y rodado a los pies de las estatuas de Buda que dinamitaron los talibanes en Afganistán también figura en los primeros para el premio de la Juventud.

Opiniones para todos los gustos

"Nunca coincido con el jurado", dijo Inma Bezares, donostiarra de 47 años, mientras hacía cola en el remodelado y emblemático teatro Victoria Eugenia.

Tras estas dos máximas favoritas marchan "Mil años de oración", del chino estadounidense Wayne Wang, un obra intimista sobre la incomunicación entre un padre y una hija y la mezcla de culturas, cuyo actor protagonista, el chino Henry O, ha merecido muchos elogios.

Pero este año los papeles estrella han sido más femeninos que masculinos, y junto a Maribel Verdú también tiene una interpretación memorable su compañera Blanca Portillo en "Siete mesas de billar francés", de Gracia Querejeta.

Najwi Nimri en "Mataharis" y la actriz danesa Noomi Rapace - por su descarnada actuación en el drama "Daisy Diamond" - se encuentran también entre las favoritas.

"Maribel Verdú creo que está muy bien para la Concha de Plata a mejor actriz, pero por ejemplo los críticos han puesto muy bien la película de Iciar Bollaín 'Mataharis' y a mí no me gustó nada", añadió.

Najwi Nimri en 'Mataharis' y la actriz danesa Noomi Rapace entre las favoritas del certamen

El cineasta independiente estadounidense John Sayles, otro fijo del certamen donostiarra, podría llevarse algún premio por "Honeydripper", recreación de la Alabama de los años 50 a ritmo de blues, así como la opera prima de otro estadounidense, Christopher Zalla, el drama "Padre Nuestro", sobre inmigrantes mexicanos en Nueva York.

A grosso modo, el público asistente a este festival internacional que tiene como escenario la bella San Sebastián está satisfecho con el nivel del certamen de esta edición, tanto con la selección de películas como con la presencia de estrellas del firmamento hollywoodiense o europeo, llevándose la palma Richard Gere, premio Donosti.

"La presencia de Richard Gere fue un puntazo", dijo Bezares, un opinión que contrasta con la de algunos jóvenes que consideraron excesiva la histeria colectiva desatada por la presencia del galán.

"A mí lo de Richard Gere me pareció una pasada. Niñas de 15 años adorando a un tío de 60 años, ¿no?", dijo Unai Petriena, estudiante de comunicación audiviosual de 21 años, para quien lo más importante de un festival es la calidad de las películas, y no las estrellas.

Para otros el festival ya no es lo que era en sus principios en cuanto a glamour se refiere y echa de menos que las estrellas se comporten y sobre todo se arreglen como tales.

"Qué salgan los actores con esa pinta a la calle", dijo una vecina de San Sebastián de unos 65 años, refiriéndose a las vestimentas casi deportivas o estrafalarias con las que se presentan los famosos, como el chandal con el que llegó Samuel L. Jackson al hotel María Cristina, o los vaqueros y zapatillas deportivas de las que no se apeó el cantante Lou Reed.

Homenaje

El segundo Premio Donostia se ha concedido este viernes a una de las grandes damas del cine europeo, Liv Ullman, con el que se la ha querido homenajear por ser una de las mejores actrices contemporáneas.

Fue Marisa Paredes la encargada de entregar el premio a la actriz y directora noruega, cuya extensa carrera esta unida a la del gran realizador Ingmar Bergam.

En 1988 obtuvo la Concha de Planta a la mejor actriz por el filme 'a amiga', de Jeanine Meerapfel.