"El gobierno de Rajoy sería un desastre para la gente corriente. Nadie duda de que nosotros estaremos enfrente de ustedes y no les acompañaremos ni a la vuelta de esquina". Esas fueron algunas de las primeras frases del líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, que repartió su intervención entre ataques a Mariano Rajoy, Albert Rivera y elogios, con peros, a Pedro Sánchez.

Iglesias ha acusado de Rajoy de "haber aumentado el número de ciudadanos en riesgo de pobreza. La mitad de las familias españolas no puede permitirse ni una semana de vacaciones", dijo, tirando de estadísticas, para criticar los "constantes recortes" del PP. La corrupción también estuvo en el discurso de Iglesias: "Ustedes son la corrupción", poniendo como ejemplo al líder gallego, Núñez Feijoo: "Un amigo de un narcotraficante".

Las críticas llegaron después para el líder de Ciudadanos: "Es usted como el chicle de McGyver, que vale para todo", le dijo Iglesias a Albert Rivera. "Han dejado claro que no son un socio muy fiable".

A la hora de hablar de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias mezcló palo y zanahoria. Agradeció al líder del PSOE haber resistido las presiones: "Le doy las gracias por parar un gobierno del PP. Su posición es muy incómoda porque en su partido algunos quieren prohibirle gobernar con nosotros". Si su apuesta es nuevas elecciones, dígaselo hoy a los españoles

Eso sí, Iglesias urgió a Sánchez a moverse: "Si su apuesta es nuevas elecciones, dígaselo hoy claramente a los españoles. Nosotros estamos dispuestos".

Después de escuchar la réplica de Rajoy, no exenta de ironía, Iglesias volvió al ataque: "Usted tiene muchas cosas buenas, el problema son los resultados de su Gobierno. Ha sido imprudente su mención sobre la obligatoriedad de los símbolos, no se lo quería recordar pero su partido lo fundaron gente que fueron cuadros de una dictadura y que obligaban a hacer el saludo romano y llevar camisa azul".

Iglesias también rebatió los datos que Rajoy ofreció sobre los ayuntamientos en los que gobierna la formación morada: "Donde nosotros gobernamos aumenta la inversióny hemos reducido la deuda", dijo.

Garzón, Doménech y Fernández

El turno de intervenciones de Unidos Podemos también dio oportunidad a Alberto Garzón, que acusó a Rajoy de liderar "una organización corrupta". Garzón dejó claro al candidato popular que su grupo votará 'no' a su investidura porque aspiran a un orden social "distinto", en el que se prohíban las privatizaciones, rescate los derechos de los trabajadores, revierta las reformas laborales y recupere la economía "por la vía del salario y no del empobrecimiento".

Similares argumentos empleó el portavoz de En Comú Podem, Xavier Doménech, hablando del PP como el partido "que ha batido todos los récods de la corrupción. "O nos quedamos atrapados en el pasado, es decir que siga gobernando el PP, o vamos al futuro", añadió.

Por último, la portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, ha acusado a Mariano Rajoy de encarnar el desprecio por el autogobierno, el idioma y la cultura de Galicia