Polémica por el 'burkini'
Cuatro agentes de la policía francesa rodean a una musulmana en una playa de Niza y le obligan a quitarse el velo. GTRES

Las redes sociales se encendieron este miércoles dando apoyo a dos bañistas de las playas de Niza y Cannes obligadas por la Policía francesa a quitarse el pañuelo que llevaban anudado a la cabeza o la túnica que les cubría los brazos.

Diarios británicos publicaron anoche imágenes de una de las dos mujeres siendo controlada por cuatro policías municipales en una playa del paseo de los Ingleses en Niza.

La primera instantánea muestra a la mujer con un pañuelo turquesa y blanco que le cubría el pelo y una túnica del mismo color de manga larga, mientras que en la siguiente se la ve quitándose la túnica bajo la mirada de los agentes.

No llevaba 'burkini', no llevaba burka, no iba desnuda. Considero que mi vestimenta era correcta La escena fue similar el día anterior en una playa de Cannes, donde unos policías multaron a Siam, una bañista de 34 años que llevaba "hiyab" y que este miércoles declaró a la cadena "BFM TV" que va a emprender acciones legales.

"No llevaba 'burkini', no llevaba burka, no iba desnuda. Considero que mi vestimenta era correcta", dijo.

Los dos incidentes han generado un aluvión de reacciones de internautas denunciando lo sucedido y mostrando su indignación en las redes, dado que el velo no está vetado en los espacios públicos.

"Llegamos incluso a desvestir a mujeres en la playa. Sois el hazmerreír del mundo", decía un comentario en Twitter de la militante Sihame Assbague, retuiteado al menos 11.000 veces.

A golpe de prohibición

Niza y Cannes forman parte de la quincena de municipios de la Costa Azul que desde principios de mes han ido prohibiendo en sus playas públicas el uso del "burkini", bañador islámico que cubre completamente el cuerpo de la mujer.

A la espera de que el Consejo de Estado, máxima instancia administrativa gala, examine la legalidad de los decretos municipales que vetan esa prenda, al menos 16 mujeres han sido multadas en total desde principios de semana, según "BFM TV".

El Gobierno pide que no estigmaticen

Por su parte, el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, ha pedido este mismo miércoles que los decretos contra el burkini y prendas que no respeten "las buenas costumbres y el laicismo" se apliquen con mesura y no deriven en una estigmatización.

"Los decretos no deben conducir a la estigmatización o a la división", dijo tras haberse reunido en París con Anouar Kbibech, presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM).

El encuentro fue reclamado de forma urgente por esa asociación tras la polémica en Niza.

Esas imágenes "son chocantes", porque ni siquiera llevaban burkini, destacó Kbibech, que trasladó al ministro la preocupación de su colectivo.

Cazeneuve no quiso valorar lo sucedido alegando que no lo presenció y no pretende avivar la polémica, pero sí dejó claro que las medidas que se apliquen deben ser "proporcionales" y estar dirigidas a evitar problemas de orden público.

Los riesgos de incomprensión, en sus palabras, se minimizarán si cada uno se ajusta a los principios de firmeza, proporcionalidad y fraternidad.

"Necesitamos musulmanes visibles en el espacio de la República para que defiendan con nosotros sus valores. Es la mejor respuesta a quienes quieren destruir la República y sus fundamentos a través de la violencia y la barbarie", apuntó.