Las partidas en las que el equipo de gobierno ha previsto contener el gasto son de "inversión en obra pública", quedando libres de restricción todas las vinculadas a gastos sociales.

La principal inversión que se ha visto afectada por esta medida, -que

cumple con las "estrictas" medidas impuestas por el Ministerio de Hacienda-, es la de la rehabilitación del antiguo Consultorio de Soto de la Marina, que estaba prevista para el último trimestre de 2016, y que se pospone así el inicio de las obras a 2017.

El Consistorio cumple de esta manera con sus "obligaciones" tras cerrar el año 2015 con inestabilidad presupuestaria y sin cumplir la regla del gasto, al haberse acometido inversiones en el pasado ejercicio por encima de las previsiones de ingresos.

Así, el Ayuntamiento indica que este plan de ajuste pretende "recuperar" el equilibrio presupuestario y "pone al día" las cuentas que durante los últimos meses de la anterior legislatura quedaron "descuadradas".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.