Barceló y Munoz
Barceló y Munoz EUROPA PRESS

El vicepresidente del Govern y conseller de Innovación, Investigación y Turismo, Biel Barceló, ha anunciado este jueves que el Govern está aplicando una serie de medidas específicas para evitar la sensación de "saturación" turística en Baleares durante el verano.

Así, se plantean desde actuaciones legislativas y de promoción para reforzar el turismo de invierno, hasta otras que se podrían emprender desde las distintas administraciones; como pueden ser poner límite al acceso a una playa o a un espacio natural, ha precisado el vicepresidente.

Se trata, ha dicho, de una serie de acciones, a corto, medio y largo plazo, que tienen como finalidad evitar que en la temporada turística de 2017 el visitante tenga una sensación de colapso durante su estancia en las Islas.

Barceló ha indicado que para el próximo año se prevé una afluencia turística "similar" a la de esta temporada turística, en la que se han vuelto a batir nuevos récord de turistas en el archipiélago.

Esta previsión se fundamenta en dos elementos: en el incremento del turismo a nivel internacional, al que apunta la Organización Mundial del Turismo (OMT) y, por otro lado, a la situación política que hay en gran parte de los destinos competidores de la zona mediterránea, ha explicado el conseller de Turismo.

"La gente quiere viajar más, por lo que nuestro reto es cómo gestionar los veranos, que es la parte más problemática", ha afirmado Barceló, por lo que ha insistido en la necesidad de actuar en los meses de julio y agosto.

Así lo ha señalado en un desayuno informativo con los medios de comunicación para presentar la 1ª edición de los galardones 'Premios Turismo de las Illes Balears 2016', cuya entrega se enmarca en la Nit del Turisme, que se celebrará por primera vez el próximo día 27 de septiembre.

MEDIDAS ESPECÍFICAS

"Haremos lo imposible para evitar la saturación de las Islas en el verano de 2017", ha aseverado el conseller de Turismo, quien ha mencionado algunas de las acciones en las que se trabaja.

Al respecto, se ha referido a la aplicación de medidas legislativas, que se emprenderán con la modificación de la Ley turística balear; acuerdos con los turoperadores para reforzar el turismo de invierno; mejorar las infraestructuras hidráulicas (para lo que se podrían destinar parte del dinero recaudado con el nuevo impuesto del turismo sostenible) o mantener negociaciones con Aena para aumentar la conectividad fuera de los meses estivales, entre otras.

Se trata de mejorar el actual modelo para lograr un turismo "más sostenible", para lo que es preciso, ha afirmado Barceló, "contar con todos lo sectores implicados".

Con todo, el vicepresidente ha opinado que la "sensación de saturación no es buena, ni para los residentes ni para los turistas", por lo que ha insistido en la idea de que "no se puede sopesar el éxito una temporada turística en función únicamente del número de visitantes".

En este punto, ha constatado que "tener récord de turistas no es el parámetro que más nos interesa", al tiempo que ha añadido que "una isla llena, no es sostenible turísticamente".

"DESPLAZAR EL TURISMO DE VERANO HACIA EL INVIERNO"

En este contexto, el director-gerente de la Agencia de Turismo de las Islas Baleares (ATB), Pere Muñoz, ha añadido que "se está estudiando cómo desplazar el turismo de verano hacia el invierno", si bien, ha reconocido que "cambiar la tendencia no es fácil".

Así, algunas de las actuaciones dirigidas a alcanzar este traslado de turistas a temporada media y baja figuran la puesta en marcha de líneas de apoyo a las empresas para la creación de productos turísticos fuera de la temporada estival y el soporte a la productividad durante el invierno.

Además, Muñoz ha anunciado que también se está preparando una "acción relacionada con la conectividad" que se dará a conocer próximamente, si bien, ha dicho, que, de momento, "no se plantean incentivos fiscales".